[Cap. 1] Que tiemble Roma

Un smoking room con curiosas pegatinas de personas con -literalmente- maletazas, llamó mi atención. Víctimas perfectas para esas compañías de bajo coste que sangran con las facturaciones de última hora y de la cual me libré como si de un milagro se tratase. Y es que no hablo ya de centímetros, sino de milímetros. Es extraño que luego digan que el tamaño no importa.

Solventado el problema de la maleta con un ligera sonrisa a la azafata y la solidaridad que mostró con la resaca que se presentó conmigo en la puerta de embarque. Ella, maja hasta no poder imaginar más, me responde "bonitas zapatillas" tras devolverme mi tarjeta y hacer la vista gorda.

Por otro lado, mi abuela intentó disuadirme de ir a Roma sobornándome con dinero aunque días anteriores, me comentaba que le besase la mano al Papa. Yo, nunca mejor dicho, estaba muerta de la risa. Pero tras la siesta en el avión, me imaginé que según bajase del avión, la megafonía a todo volumen: reproduciría: "hereje procedente de Madrid Barajas llega a Roma Ciampino". Todo muy peliculero y voraz. En el fondo, no hay nada como visitar la ciudad del Vaticano y como no, en Semana Santa.

Escrito en , , . Guardar el enlace permanente. RSS feed para esta entrada.

One Response to [Cap. 1] Que tiemble Roma

amor y libertad dijo...

hay cosas más besables en roma, supongo

Buscador

Swedish Greys diseñado por Nordic Themepark y modificado por Marta Cañizares para "La niña de las sombras".