Archivar como 2009

Miriendando trozos

Intentaba escribir mis tardes contigo en una Moleskine que se ha convertido en un diario de acontecimientos pasados por agua pero que nunca pudren sus hojas.

Tu humanidad delata a mi sonrisa y es que no puedo decirlo más alto y más claro. Quizás, soy así de predecible contigo y con ella.

Que quiero merendar para siempre en esa casa que amueblar de fotografías. Y es que todo, ojalá parezca siempre tan mágico y adictivo como comer con las manos.

Gracias por todo princesita Flamingo ^^



P.D: Elige una ciudad que tenga su propia Moleskine Maps ;)

Escrito en , | 2 Comentarios

Qué fiesta más rara [Parte I]

"Toda fiesta tiene unos preparativos.
Y son éstos, los que determinan el éxito de una fiesta".

Tras una cocina por donde el Katrina hizo su estelar aparición viene una cámara de gas "Nelli" donde morir asfixiada hubiese supuesto una honorable muerte en acto de servicio. La guerra había comenzado.

La bandera ondeaba orgullosa, silbaban las hombreras, se pedían refuerzos de Zoco y el himno sonaba a Alaska y los Pegamoides mientras los vecinos maldecían a los rebeldes de la Casa L.

Pilar Nassarre, gimnasta reconocida a nivel nacional, enseñaba lo que podría denominarse un nuevo arte marcial y alguna que otra técnica de seducción para la lucha cuerpo a cuerpo con el enemigo.

Los heridos en la batalla del carrito de compra maldito y la lasagna interminable buscaban auxilio en los sofás. El tabaco al igual que las enfermeras brillaban por su ausencia pero ganábamos la guerra y eso era lo importante.

Los 80 habían vuelto con fuerza en las periferias de Madrid convirtiéndose en una fiesta de alta alcurnia. Sin duda alguna, son acontecimientos difíciles de describir y relatar cuando tu mente se paraliza y tan sólo puedes ver a tu alrededor un cuadro que te gustaría perpetuar en tu memoria.

Todo te resulta asombrosamente perfecto y carente de una mediocridad en la que sumergida me encontraba.

La Casa L se redecoraba sola y es que el cumpleaños de la Srta. Sierra era un gran motivo por el que hinchar globos hasta hiperventilar y darse cuenta de la poca manualidad de las que allí nos encontrábamos.

Y todo muy arte y muy voraz. Incluso el repentino hacinamiento en una de las habitaciones por la llegada de la policía merecía una mención en una entrada que no me termina de convencer.

Supongo que será algo simil
ar a que a los invitados no les agradase lo suficiente esa mezcla de Zoco y kalimotxo que servidora y Nassare se marcaron con el despiste y desate que muchas ya llevaban encima.

Lo demás siempre será secreto de sumario y es que a buen entendedor pocas palabras. No obstante, aportaré pruebas cuando las tenga en mi poder.

Qué fiesta más rara [Parte II] próximamente, gracias.

Escrito en | 3 Comentarios

TranGparente

Si, así es como me siento cuando estoy contigo. Que tu bordería se ha convertido en un café que siempre se acaba demasiado pronto para mí.

Amenazo al reloj para que no se mueva, que se congele y que el momento no me traiga una despedida con palabras silenciadas y no me deje con las ganas de prolongarlo más.

Me conoces, no tengo secretos para alguien que me ha descubierto y mi sombra parece no asustarte. Te miro, me formulo preguntas que nunca disparo y mi cabeza siente un delicioso miedo que resurge como antaño.

El humo de tabaco que me envuelve tan sólo intenta protegerme, pero mi fachada parece estar en obras mientras que tu te paseas por los andamios conociendo la mayoría de los entresijos que hay en mí.
Mi transparencia me da miedo pero a la vez, la tranquilidad de no tener porqué disimular.

Pienso y recapacito. Vuelvo a leer y suprimo líneas. Una entrada con la que escribo mi propio epitafio cibernético que termina con este punto y final.
casualidad.
(De casual).
1. f. Combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar.
Creo que eso es lo que eres y ahora, me pregunto qué hacer yo con todo esto cuando en mi cabeza retumba con fuerza la frase que quería tatuarme hace ya tiempo.

Escrito en | Dejar un comentario

Bocetos

A medida que transcurren las horas, mi mente se refresca y recuerda con mayor fluidez las dos últimas noches navideñas vividas. No he echado de menos Internet y sobre todo, he disfrutado del sofá de la Casa L que tan buenas vibraciones me causa siempre.

Sin embargo, mis ganas de escribir no cesaban y se acumulaban poco a poco. Mi cabeza, como si de un miembro independiente se tratase, funcionaba al libre albedrío y se dejaba llevar por las extrañezas en las que se sumergía.

Mientras me dedicaba a fumar sentada en el sofá, observaba a aquella niña que no paraba de crear. Su pequeña espalda se cubría con su castaño pelo rizado. Sus manos se movían rápidas y con la precisión de un cirujano experimentado con unos bolígrafos y rotuladores de colores arañados de cajones.

No hay nada mejor en esta vida que la sensación de paz que te emborracha cuando has vivido una semana como la mía. Frenética y asfixiante como puede aportarte la asignatura de Marketing aunque también tengo que añadir que sigo sin conocer al profesor.

Mi fin de semana comenzaba el domingo. A mi espalda, una semana de trabajos, lecturas, impresiones y entregas que se acercaban a mí con la intención de meterme mano y no creo que con muy buenas intenciones.

Me sentía extrañamente cautivada, tranquila y algo soñolienta mientras el humo escribía palabras que no terminaba de cuadrar en un puzzle gramatical desconocido.

Volvía a equivocarme pero esta vez me gustaba la sensación de fracaso que tantas veces he intentado ocultar. Su nombre retumbaba en mis oídos y me ponía colorada ante tal azoramiento.

Ayer, también lo hizo y mañana, es posible que también sea la misma historia con erratas previas que no me dejan tiempo para la comprensión de una musicalidad como aquella y que grita desde dentro.

Escrito en , | Dejar un comentario

Post-it ^^

Gracias por no abandonarme con los 500 gatos que maullan en mi puerta.
Gracias por entenderme más o menos y/o hacer el esfuerzo.
Gracias por no quejarte y enseñarme palabrotas bonitas.
Gracias por convertir mi nocturnidad en una entrada que me hace sonreír.
Gracias por darme las buenas noches, lo necesitaba.
Gracias, simplemente, por haber estado casi "técnicamente".
Te debo una (más).

Escrito en | 1 Comentario

Un, dos, tres ... dos mil diez

Improvisaba canciones, posibles comienzos de entradas a mi blog, tareas que debo realizar mientras el agua caliente de la ducha hacía desaparecer la irascibilidad desatada por ser lunes.

Estoy un tanto perdida. Busco la manera de volver a mis orígenes oscuros en el arte de escribir pero prefiero no hacerlo en estos momentos. Básicamente, me mantengo a la espera del momento perfecto.

Desenmascaro ideas que ocupan espacio en mi mente, dejo fluir mis dedos sobre un teclado que reconoce cada una de mis yemas y me deleito con el suave ruido que las teclas proporcionan a mis oídos. Una canción que se sucede hace ya cuatro largos años.

Dicen que es Navidad. Tiempo de promesas, buenas intenciones, felicidad de cartón piedra y como no, de sacar esa humanidad que el resto del año se encuentra guardada bajo llave en el sótano.

La entrada al 2010 es, para muchos, una salvación. Creen ciegamente que con ello se obra el milagro. Sin embargo para otros, es simple año nuevo que arrastra, en ocasiones, los mismos problemas que el año anterior pero con "aires renovados".

Y es que tan sólo tengo ...
Ganas de que pase la Navidad. Ganas de aprender a querer bien. Ganas de vivir sola. Ganas de marcharme para siempre de Madrid. Ganas de verano. Ganas de dormir. Ganas de abrazar. Ganas de acariciar. Ganas de reírme. Ganas de tener ganas. Ganas de tener un trabajo apasionante. Ganas de hacer fotografías. Ganas de ti. Ganas de mí. Ganas de entenderte. Ganas de besarte la nuca. Ganas de sacarte una sonrisa.

Ganas de tostadas de aceite y café con hielo. Ganas de finalizar mi carrera. Ganas de que me aparezcan más alternativas. Ganas de que alguna vez las cosas vayan bien. Ganas de que de el paso. Ganas de hablar. Ganas de sincerarme. Ganas de poder olvidar de una vez. Ganas de empezar de cero. Ganas de no pensar que la vida es complicada. Ganas de no pensar que el amor es complicado.

Ganas de no pensar que la falta de voluntad es mi gran defecto. Ganas de borrarme Tuenti. Ganas de tener una vida más ordenada. Ganas de aprender a valorarme de forma adecuada. Ganas de saber y aprender. Ganas de leer. Ganas de visitar y conocer. Ganas de mirarte y sonreír sin decir ni una palabra. Ganas de dar la vida por las cosas que me motivan. Ganas de que todo el mundo desaparezca de la Tierra. Ganas de desaparecer del mundo.

Ganas de recuperar aquella vieja y estúpida idea de hacerme a la heterosexualidad. Ganas de no ser tan persistente. Ganas de parecer optimista. Ganas de escaparme. Ganas de Bruselas. Ganas de Londres. Ganas de sol y atardeceres. Ganas de manta. Ganas de no levantarme de la cama en siglos. Ganas de cambiar el mundo. Ganas de cambiar mi mundo. Ganas de cambiar el tuyo.

Ganas de tatuarme de nuevo. Ganas de experimentar. Ganas de gritar. Ganas de vivir en un faro. Ganas de cartas y postales tradicionales. Ganas de vacaciones. Ganas de locura. Ganas de emociones. Ganas de cantar contigo. Ganas de llevarte conmigo.
Obviamente, soy de la opinión de que tanto la paciencia como la educación es lo último que se ha de perder en esta vida. Así que, ya tengo entretenimiento para este 2010 a parte de dedicarme a estudiar todo aquello que no fui capaz de adelantar en el tiempo que me ausenté de la facultad.

¡Feliz Navidad y suerte!

Escrito en , , , , | 3 Comentarios

Doble clic, destino a la perdición II

Tras un breve repaso a mi lista de cosas por hacer y darme cuenta de que es domingo. He decidido documentar mi último escrito debido al miedo de convertirme en una frágil víctima dominguera.

María y Gemma siguen sin despegarse. Llevan así desde las doce del medio día con una breve pausa para el almuerzo.
Se acostaron a las siete de la mañana. ¿Atrapadas? Sin comentarios. Gracias.

Las conocí cuando aún tenían vida social. Llegaban a casa como toda hija de vecino, a trompicones y al día siguiente sufrían resacas con la misma normalidad que yo. Ahora, me gritan por la Casa Roja para que me una a su secta en Alameda 22.

Gemma y María (de izquierda a derecha).

Gamusino actualizándose. Se que caeré.

Escrito en , | 2 Comentarios

Doble clic, destino a la perdición

Son las 3:05 de la mañana y no estoy cansada. Escribo como último recurso. No quiero encender la televisión y volverme loca haciendo zapping entre películas porno, concursos, teletienda en plena fiebre del sábado noche y como no, horóscopos a los que dar la razón.

La misma luz encendida día tras día. El pasillo con el pelusón que me da las buenas noches. La habitación 6 con la puerta entreabierta como invitándome a pasar. Una Lan Party casera con compañeras de piso ludópatas del World of Warcraft que me hacen recordar mis tiempos en los que era niña de Campus Party.

La habitación 6 se ha convertido en un lugar donde el "frikerío" alcanza límites insospechados. Gemma y María, nivel 4 y 5 respectivamente, han optado por personajes no-muerto a través de sus ordenadores. Han instalado la versión de prueba y llevan alrededor de tres horas jugando y bebiendo ron con miel.


Hablan conmigo sin despegar los dedos del teclado y sin parpadear. Las observo emocionada, no creo lo que mis ojos ven. El frío desata las pasiones más ocultas de la gente. Confirmado, son futuras atrapadas del WOW.

Sonrío y alucino, llevo viviendo con ellas alrededor de tres meses y hoy, me siento como uno de los tres cerditos tras ver su "resistente" chabola destruida por el Katrina y es que impacta demasiado el percal que ahí dentro tienen montado.

Recuerdo mi época en la que disfrutaba eliminando arañas y cumpliendo misiones con las que subir de nivel. Sigo siendo la misma friki que se paseaba con su camiseta de Klan Gamers Solitarios, en eso no he cambiado. Mi cabeza comienza a funcionar/ recordar tras días de ausencia.

Tengo miedo. Se que no tengo voluntad y no quiero unirme, se lo que eso conlleva. Mi cuenta de World of Warcraft me susurra y el acceso directo de mi escritorio parece que me grita. Gamusino se mantiene expectante y yo estremezco. Se que reactivar mi cuenta sería la perdición y eso tan sólo supone hacer doble clic.

Escrito en , | 4 Comentarios

Palabras que no encuentran salida

Salí del portal cuando tus Converse, a través del cristal, delataron a tu figura sentada al otro lado de la Plaza de Las Letras. No te recordaba con el pelo tan largo, aunque tampoco recuerdo la última vez que lo llevaste suelto. Aún así, sigues tan guapa como siempre. Tenía que decirtelo.

A veces me cuesta recordar tu cara, gestos o expresiones. Y con suerte, aparecen de vez en cuando sin yo darme cuenta a la vuelta de la esquina.

Me ahoga la sensación de olvido y otras muchas como cruzarme sin poder ser capaz de articular palabra. El miedo me invade y ni respirar puede desacelerar un corazón que por un momento no sabe situarse dentro de mi cuerpo mientras mis piernas dejan de reaccionar.

Ha pasado mucho tiempo y pese a ello, te sigo imaginando aquí con la agenda de "ministra" que sólo tu sabías sobrellevar tan fluidamente.

Observarte de manera fugaz es un delicioso castigo que aturde mis palabras, arranca mis lágrimas y serena tantas preguntas que no obtienen respuesta.

Me alegra verte.

Pasa un buen día.

Escrito en | Dejar un comentario

A tener en cuenta [Vol. 1]

Dejándome llevar por una de mis princesitas periféricas me propongo a compartir sus sabidurías que tanto me han ayudado a comprender un mundo que no siempre me ha dado una tregua.

No todo en esta vida viene con libro de instrucciones y pese a llevarlo, nadie se para a leerlas. ¿Acaso alguna vez consultaste una duda de tu teléfono móvil en su respectivo manual?

Por ello, le he otorgado a la señorita Sierra su propia categoría dentro de La niña de las sombras. En definitiva, dentro de mí. Pocas veces hablé de ella, quizás menos de las que hubiese deseado. Pero su forma de ver la vida es algo que admiro y siempre envidiaré.

Y es que el buen arte se desgasta de tanto usar esa palabra al libre albedrío.

Ahora vive una segunda juventud con tan sólo 20 años. Y eso, merecía una entrada en este domingo revuelto que ha sido productivo hasta altas horas de la noche.
"No se si es cosa del destino. Si pasa es porque tiene que pasar o porque la casualidad se encarga de ello. Coincidir con determinadas personas a lo largo de la vida tan sólo me hace confiar más en la Teoría de los Seis Grados".

"El autoengaño es uno de los caminos a la felicidad".
"Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie".
P.D: Gracias por parpadear en mi barra de herramientas a las 1.43 am. Por fin ya es lunes :)

Escrito en | 4 Comentarios

Di suerte ^^

[Aviones a punto de salir/ pasiones de gitanos/ pequeña sonrisa de Amelie me tienes ganado]

Y ahora, ¿qué hago yo?

Escrito en | 1 Comentario

Tus besos en 65 palabras

Porque son suaves y jugosos.
Porque no saben a nada conocido.
Porque no me recuerdan a nadie y eso me encanta.
Porque son con tu firma.
Porque no son nostálgicos.
Porque me recuerdan al olor a crema de tu cuello.
Porque a veces son un poco inalcanzables.
Porque tu piercing siempre esta frío.
Y porque tus besos siempre son cálidos al igual que tus manos.

Escrito en | 3 Comentarios

Porque si, y punto.


- ¿Confías en mí?
- ¿Por qué no?
- ¿Por qué sí?
- Porque si, y punto.
- Pues prométeme que lucharás por mí cuando llegue el momento.
- Cuando llegue el momento, te lo prometeré...

Escrito en | Dejar un comentario

¿No te gusta el frío?

Llega el frío, los abrigos, las calcetines largos, los gorros, los nórdicos en todo su esplendor y como no, los días de lluvia sin salir de alguna casa con la excusa de una improvisada sesión continua de cine.

El invierno o mejor dicho el frío se convierte en una época de otorgar al pijama un premio como segunda piel y dar rienda suelta a la creatividad frente a las tardes de Cine de Barrio y películas de los domingos.

Llega una etapa de fabricación masiva de postres que esperan un veredicto en un salón y como no, de cafés interminables, viajes fugaces y de pequeños y buenos recuerdos con la punta de la nariz en muchas ocasiones helada.

Escrito en | Dejar un comentario

La fragilidad del cristal

Podría alzar una silla sobre mi cabeza y acabar con todo esto. Romper cualquier vínculo y dejar de ver atardecer a través de un cristal sucio día tras día.
Sentir el frío césped sobresalir entre mis dedos, inventar nubes para luego deformarlas de un soplido y adivinar los destinos de los aviones que dibujan el cielo.

Podría alzar una silla sobre mi cabeza y sentarme en la fachada. Jugar con todos y cada uno de los cristales del suelo y escribir tu nombre en mis brazos.
Sentir el frío vidrio hundirse en mi blanca piel y gritar tu nombre mientras las lágrimas ensucian mi cara.

Podría quedarme quieta sentada en aquella silla y apaciguar mis pensamientos. Seguir viendo atardecer a través del cristal y contar las horas que me quedan para sentirte mía.
Concienciarme de que no estas lejos, que no te echo de menos, que no quiero volver a fundirme contigo y tampoco gritar las canciones con las que nos quedábamos afónicas.

Escrito en | Dejar un comentario

Nubes de gominola

La felicidad del Reino es volar sobre inmensas nubes de gominola de multitud de colores a nuestra voluntad. Creando los volúmenes y tonos más bellos.

Gravitar, hacer picados, mordisquear pequeños trozos, pasar por colosales cañones y valles de azul y rosa, contemplar atardeceres sobre algodones dorados y en ocasiones, encontrarse con alguien ...

... alguien con quién siempre soñaste en el otro Reino.

Escrito en , | Dejar un comentario

Verdad verdadera

He querido evitar el tema "Alcobendas" por toda la ira que puede florecer en mí. Lo cierto es que últimamente me divierte demasiado todo el espectáculo que observo. De todos modos, no veo el día de regresar a mi querida Emergia-Atocha que me vio crecer en el mundo laboral.

Sueño con ver la cara de mi excoordinador y de aquella asesora que, obviamente, todos sabíamos que había afianzado su puesto. Nadie se atrevió a decirlo, exceptuando yo, que con aires de "mala follá" y sin caer en todos los esbirros que en ese departamento existían dijo a voz de pronto: "ella no se va porque se la chupa".

¿Brutal, verdad? Mi final: Emergia-Alcobendas. Disfruten del show.

Yoigo, por así decirlo, poco tiene nada que envidiar a cierto aparcamiento de vehículos, que no camiones, en Pinto que otras veces he mencionado en mis escritos (véase A un evento así, se va con cesta de mimbre).

Mi empresa huele a franquicia verdadera de Panrico y/o Bimbo. Si, ver para creer. Aquí, las navidades creo que son fechas secundarias para solicitar en periodo vacacional. Lo que prima es el cuatro de julio y días próximos.

No comprendo absolutamente nada. Quizás mi radar se ha vuelto demasiado sofisticado o los individuos han entrado en modo "me la pica un pollo" que con los tiempos que corren ... es lo más probable.

Las calles están abarrotadas de compatriotas que vaya si dan el cante, y bien "jondo". Ya no se si es que está de moda o regalan algo por la acera.

El mundo se vuelve loco, las panaderías no dan abasto y han dejado de ser lo que eran. Además con la llegada del frío, el ambiente se vuelve incandescente.

Suerte ...

Escrito en | Dejar un comentario

Dilátame el corazón

"Todo material puede ser más elástico
de lo que los mismos ojos pueden apreciar"
Con el tiempo, mi corazón ha querido protegerse por su bien. Vive dentro de mi pero se rige bajo sus propias leyes y principios.

A veces, tan sólo me siento una marioneta de sus propias acciones y deseos. Otras muchas, su paño de lágrimas o una bomba de euforia dificil de contener.

Ha sido agujereado en numerosas ocasiones y pese a ello, sigue reticente a dejar de soñar. Piensa que las heridas le engrandecen. Aún no sabe que los superhéroes no existen. Su mal, mi desdicha. Su alegría, por lo tanto, mi locura eléctrica.

Se ríe de sus heridas, pide que le dilaten sin vaselina y estremezco ante su poca cabeza. Creo que, en el fondo, sólo desea que lo amen como él lo hace. Sin miedo. Sin un dolor duradero.

Ya se sabe: "en cuestiones de amores nunca se tiende a razones" y es que la cabeza deja de ser primordial. Se convierte en un mero espectador que observa la función.

Escrito en | Dejar un comentario

Una fugacidad muy lenta

Lunes, 16 de noviembre a las 0.45 aproximadamente:
- ¿Qué tal tu fin de semana?
- Extraño pero muy productivo.
- ¿Y eso?
- Escapé de la rutina y me gustó.

Con esta conversación culmina un fin de semana que recuerdo, por fascículos mentales, intensamente. Llevo una hora intentando comprender la dificultad que mis palabras quieren explicar pero mi mente no funciona los lunes con fluidez.

Sin duda alguna, ha sido un fin de semana que me ha hecho reflexionar con las manos calientes pese a las frías temperaturas de las noches de Madrid. Dando paseos a altas horas de lo que muchos llaman mañana y otros sin embargo, madrugada. Yo, obviamente, prefiero no descubrir mi elección.

Volví a sentirme adolescente y a deleitarme con objetos sin importancia para el resto del mundo. Mientras me dejaba llevar por una sonrisa que me hipnotizaba, un cordón que guiaba mis pasos y una música que hace bombear mi sangre con fuerza.

Escrito en | 1 Comentario

Dulce noviembre II



[Porque mirar a otro lugar me empieza a gustar más]

[Porque con ciertas cosas no se puede jugar]
[Porque ya son demasiadas explicaciones para nada]
[Porque se esfuma y no va a volver más]
[Porque es la realidad y si me pinchas sangro como antaño]

Escrito en | 1 Comentario

El baile del aire

Sentada en aquella piedra, la niña de las sombras sonreía en la oscuridad que la otorgaba aquella noche. Se sentía bien, libre del estrés que días anteriores la perseguía y por fin, comenzaba a ver la escala de grises.

La rutina de una luz nocturna proporcionaba pinceladas de un alma desconocida a escasos metros de ella. Sabía su nombre pero prefería llamarla "la niña del faro".

Se cruzaban a menudo pero pocas veces había estado frente a ella. Ahora, sin más compañía que una luna de limón y un viento que enmudecía lo absurdo, el mundo se paró para ellas y fueron conscientes de ese fenómeno.

Fascinada con aquella situación, la niña de las sombras escuchaba la musicalidad de palabras que el frío aire dejaba al descubierto. Al mismo tiempo, la arena se movía bajo sus pies.

Palabras que necesitaban ser escuchadas y sobre todo, comprendidas para salvarse a sí misma.


Vio su miedo llegar con palabras transparentes y llenas de significados que conocía; se esfumó mientras el aire le alborotaba el pelo en aquella piedra y sonriendo a la niña de las sombras.

En mi cabeza, una frase tomaba forma: "el tiempo pone a cada uno en su lugar".

Escrito en , | 2 Comentarios

Y sigo sin encontrar esas palabras

Tengo mono de ti, de miradas que se tocan, de sonrisas mirando al vacío y de atropelladas palabras que juegan en tu boca.
Tengo curiosidad por saber a que saben tus besos. Regalarte mi alma y sonreír al sentir de nuevo ese pinchazo en el estómago, que muchos califican de estúpido.
Quiero abrazarte y parar la noche. Convertir los segundos en horas y no echarte de menos.
Quiero simplificar lo difícil y enredarme bajo un nórdico que huele a eternidad mientras el mundo lleva horas moviéndose.
Bromear con un despertador que nos brinda cinco minutos más de tregua antes de volver a explotar. Disfrutar de tu cabeza hundida en la almohada.
Viajar en avión sin rumbo alguno haciendo escala en cualquier otra parte.
Escapar del negro corriendo de tu mano. Encontrar tu gris para fundirme con él.
En definitiva, despertar y saber que no ha sido un sueño.

[Y es que es mejor no pronunciarlas]

Escrito en , | 1 Comentario

Páginas en blanco

Quiero hablar de tí. Que entiendas que todos los cuentos tienen un final feliz por muy dura que sea la historia que detrás dejamos. Siempre existe un "colorín colorado", siempre existe una sonrisa detrás de todo. Siempre reinvento un final para quién haga falta.
"Pese a vivir frente al mar, jamás se sintió libre como las olas. Nunca supo lo que era nadar en libertad. Desconocía la sensación de zambullirse en el agua con más abrigo que la piel y secarse a base de abrazos. Todo parecía estar hueco y razón, no dejaba de tener.

En su interior, ella sabía que no era una princesa normal y por ello, se atormentaba y albergaba un gran pesar que la acompañaba allí donde iba. No era feliz pero tampoco sabía cómo luchar. Al fin y al cabo, era una princesa.

Por orden de los Reyes, vivía encadenada en su habitación y pasaba las horas asomada a una ventana donde, día tras día, la brisa mecía sus tristes lágrimas por aquel príncipe que la robó el corazón.

Observaba como los barcos atracaban y esperaba su llegada pese a la orden de busca y captura que se conocía en todo el reino. El Rey quería su cabeza. Pero aquel príncipe, cegado por el amor e ignorando las amenazas se resistía a abandonar a su princesa.

Creía que la vida era eso, que había nacido para vivir en aquella urna de cristal como ordenaron los reyes antaño. Su destino había sido fijado de manera injusta por unos progenitores que no comprendieron la simpleza de la palabra amor.

La princesa jamás había probado el chocolate y desconocía el olor del azahar pero tampoco albergaba curiosidad alguna. Era un ser inerte frente a la vida que, tras la ventana, se veía transcurrir de manera tranquila y no siempre acompasada.

Tras 19 años, la esperanza se había marchado con la llegada del sol. Mientras que por las noches, inventaba un mundo y sonreía sin abrir los ojos. Soñaba con objetos y personas que no conocía. Sin nombres. Pero que la hacían viajar lejos y olvidar aquellas cuatro paredes de las que jamás podía escapar.

Mientras tanto, el ejército del Reino Gominola estudiaba aquellos parajes desconocidos. Sabía que la lucha tan sólo acababa de comenzar..."

Escrito en , | 8 Comentarios

Dicen conocerme y desconfían de mi palabra

Hablamos de amistad sin saber lo que ello implica en numerosas ocasiones y es que con el Chonismo desatado (véase "Choni" en Google) hasta de debajo de las piedras encuentras amigos de verdad, primas, hermanos y un sinfín de bonitas palabras que más bien son una absurda tapadera.

Madrid debe haberme arrebatado la poca humanidad que albergaba. Lo justo y necesario para reírme de todo el circo que me rodea. Y es que el día menos pensado me subo a una silla y me pongo a gritar: "Pasen y vean".

No vengo a decirle a cada uno el lugar que ocupa, pero al menos si que se lo replantee seriamente porque como diría mi abuela: "Quiero hechos, no palabras" y últimamente, la gente peca en vano.

¿Cansada? Diría que más bien anonadada o saturada con la brillante información con la que se deleitan mis oídos día tras día. ¿Decepcionada? En absoluto, cada uno responde ante Dios sobre sus actos y si tu comportamiento fue de jardín de infancia luego no se aceptan reclamaciones.

Predicamos para oídos sordos, interpretamos para ojos que no quieren ver, dialogamos con labios sellados y a lo tonto, me canso de repetir tantas veces la misma cantinela.

Será la edad que me pasa factura y me hace ser una persona menos paciente con las gilipolleces o que piensa que la falta de costumbre en el ser humano de prestar atención es motivo de cárcel.


Las personas hablan desconociendo definiciones y pregonan a los cuatro vientos palabras huecas que asombran a todo aquel con dos dedos de frente. La ignorancia es gratuita al igual que la confianza que hoy echo de menos en muchas personas.

Escrito en | Dejar un comentario

Congélame

El tiempo es un arma que no tiene rival por mucho que se investigue sobre una ficticia eterna juventud o cómo viajar a través de él. El tiempo es incorregible y nunca descansa. El tiempo mata la esperanza y nos muestra la realidad como es.

No quiero ser joven pero tampoco adulta.
No quiero responsabilidades que mermen mi actividad pero no quiero renunciar a mi independencia.
No quiero vivir más pero tampoco deseo morir.

Siento que el tiempo me engaña. Me hace alucinar con una vida que nunca termina de cuajar. Se mezcla en mi interior y se desinfla al salir como si de un bizcocho se tratase. ¿Por qué?

No hay receta mágica ni cocinero que consiga hacerlo mejor que otros. Y es que no hay nada que, a día de hoy, me haga mirar el reloj y celebrar el movimiento rutinario de un minutero insaciable.

Escrito en | Dejar un comentario

Déjame que te acompañe

Días malos como ayer.
Mañanas productivas como hoy.
Perdonen las molestias de un blog desactualizado pero no olvidado.
Tan sólo me concentro en salir a flote.

Escrito en | Dejar un comentario

Setas y conejos

Una llamada inesperada. Una visita trasnochada. Una mirada que desafía. Un pensamiento que se eterniza en el tiempo mientras un cigarrillo da la bienvenida a una noche más.

Tumbada en mi cama, la habitación parecía más pequeña de lo habitual. El silencio de la casa Roja no ayudó a conciliar un sueño perdido debido a los últimos acontecimientos presenciados en la empresa.

Una compañera era despedida frente a la atónita mirada del resto. Pese a no ser la "expulsada", eso no me excluye de estar nominada en la próxima y a mi, sinceramente, no me tranquiliza demasiado las palabras que mi coordinador nos brinda vacías de preocupación.

La noche transcurrió entre bostezos, cerveza caliente y autoengañándonos con una asistencia a la facultad al día siguiente que nunca sucedió. Dicen que las cosas ocurren por algún motivo que no siempre ha de tener una explicación y quizás eso fue lo que me impulsó a cerrar los ojos y soñar.

La sensación de paz y tranquilidad volvía a mí con aquella pequeña presencia que dormitaba con una respiración acelerada y que buscaba una postura anhelada. Su piel era tan suave como el algodón. Su pelo alborotado parecía encontrarse fuera de lugar, despitado ante aquellas paredes.

Me es difícil explicar un momento vivido durante largo tiempo y que ahora revivo de manera diferente, con otro olor, con otras sensaciones, con otras palabras que ametrallan mi cerebro y me impiden escribir con claridad.

Una respiración caliente, una palabra que no se entiende, un vaso de agua, una alarma que se apaga y simplemente un pijama de setas y conejos que se enrosca en tu mente adormilada y sin más, sonrío.


Gracias por el café ^^


P.D: Prometo ir el lunes a clase, si el tiempo lo permite.

Escrito en , , | Dejar un comentario

Perdida entre peldaños

La temperatura resiste a la llegada del otoño. Aún no he sacado del armario el abrigo pese a la extraña climatología que me rodea.

El frío me abraza frente a mi atónita mirada y me dejo castigar por errores cometidos que lamento aferrada a la verja de El Jardín del Ángel. Agacho la cabeza, trago saliva, observo las flores y sonrío. Quizás encontré mi lugar en Madrid. Quizás no es mejor así.

Escalofríos recorren mi cuerpo y alma mientras recuerdo la primera vez que pisé aquellas escaleras con una conversación silenciosa, miradas curiosas, una lata de Heineken entre mis nerviosas manos y rostros que despertaban preguntas en mí.

Esas escaleras son las mismas que, día tras día, observo. Aquellos peldaños, hoy desalojados, siguen hipnotizándome. Se han convertido en un enigma que no logro descubrir y en un recuerdo que lleva tu nombre.



Me moriré de ganas de decirte que te voy a echar de menos.

Escrito en | Dejar un comentario

Cuestión de fichas sobre el tablero

Fiestas de Fuenlabrada, concierto de Vetusta Morla, minis de cerveza y abrazos que te hacen sonreír de nuevo. Porque esta vez no pienso poner un pie en Alcorcón o Móstoles.



Tan sólo es cuestión de saber jugar al ajedrez con las fichas que tengo en posesión.

Escrito en | Dejar un comentario

Gran Hermano del Bolliestudio II

El fin de semana pasado se celebró el segundo Gran Hermano del Bolliestudio con motivo de nuevas pruebas a superar como los exámenes de septiembre. La Casa L recuperó su caos protagonizado por maletas en el salón, apuntes de RAP (léase No todo es IKEA) por mesas, estanterías y lugares un tanto originales.


Todo parecía ir bien. Nos poníamos a estudiar a trompicones pero la muerte del único mechero de la casa me desequilibró más de lo que jamás pude pensar. Enloquecí con la vitrocéramica y métodos varios para conseguir encenderme un cigarro y juré que la Casa L jamás volvería a pasar necesidad de fuego.

Cumplí con la promesa y además, cambiamos la decoración del salón, habitaciones y cartel del cuarto de baño. Un fin de semana después, instalaba una lámpara de papel en mi rincón preferido de la casa, el sofá del portal de Belén. Si, todo muy arte y sobre todo, entretenido mientras los vecinos disfrutaban de un sinfín de sonidos en sus respectivos pisos.

Como el tiempo de ocio en época de exámenes aumenta considerablemente. Caímos en las trampas de YouTube y como almas libres de culpa respecto a nuestro pequeño o gran fracaso académico, nos dedicamos a ver vídeos sin descanso.



La princesita Pistachín y yo ahora somos fans fervientes de esta obra de arte y tanto es así, que hemos visionado el vídeo aproximadamente 20 veces en tan sólo dos días. Ahora, intentamos desintoxicarnos pero ha quedado una gran secuela.

Muchas de nuestras conversaciones son fieles reproducciones de fragmentos de dicha reliquia. Otras tantas, tan sólo le oigo susurrarme lascivamente entre risas:
- Guapa, ¿dónde vas sola?
El domingo comenzó Gran Hermano 11 en televisión. La casa L enloqueció al ver confirmadas sus sospechas cuando las dos amigas de la casa espía se daban un beso que confirmaba nuestras sospechas y fue como cantar un gol en un Real Madrid - Barcelona. En resumidas cuentas, un cuadro de noche.

¿Que si es estudiamos? Sinceramente, no. Pero lo hecho, hecho está.

Escrito en , | Dejar un comentario

La Casa Roja

Nunca presenté oficialmente la Casa Roja y ahora también tengo que hacerlo de la Casa L. Su recién bautizo se debe a la famosa serie de The L Word y por si cabe alguna duda, allí es donde se celebran los Gran Hermano del Bolliestudio, me empapo de la esencia de las periferias, doy rienda suelta a mi ansia de decorar y apoltronarme en un sofá.

La dificultad que presenta mi casa u hogar en el peor de los casos es la caducidad de las personas en sus habitaciones. Podrían ser perfectamente aviones en un hangar en el centro de Madrid del que entran y salen para no volver en muchos casos.

Mi piso es grande y consta de siete habitaciones. Tres de ellas son individuales mientras que las restantes son dobles. Hacerse una aproximada idea de mi casa respecto a la colocación es posiblemente un atraso. Aún no conozco a nadie que al llegar no se asombre y no haya preguntado por la significativa ausencia de salón.

Creo que esta entrada la escribo en honor a Vanesa, quién desea conocer los entresijos de una casa que este año va a dar mucho de lo que hablar puesto que a las habitaciones tres y seis llegan nuevas compañeras mallorquinas y eso sólo supone un aliciente para un mayor caos.

Por eso mismo he buscado un plano de la colocación de la Casa Roja, para facilitar la ubicación y que las ideas abstractas vayan forjándose. Respecto a las propietarias hablaremos en próximas entregas.


Por cierto, mi casa es TODO Ikea. Atrás quedó mi etapa de periferias con el castigo de Móstoles y demás. ¡Alegría!

Escrito en , | 1 Comentario

No todo es IKEA

Hace meses que no escribo. Pienso en hacerlo pero por unos motivos u otros termino desechando la opción de actualizar mi blog. Es cierto que he estado de exámenes y aunque la lucha contra la RAP, es decir Resistencia de Asignaturas Pencadas, ha llegado a su fin. Hay que esperar buenos resultados.

He aprovechado este verano para acabar conmigo misma. Entiendo ahora que hay caminos que es mejor no plantearse. Podría decir que he aprendido la lección a golpes como antaño pero esta vez, algo ha cambiado. No me arrepiento de decisiones equivocadas pero si por haberme dejado guiar cuando era yo quién debía decidir por mi misma.

Supongo que la vida no es como esa estantería de Ikea que las compras y te viene con su libro de instrucciones y su garantía. Nadie te asegura nada, en caso contrario deberíamos correr rápido y lejos.

Septiembre se ha convertido en mi verdadera salida y entrada de año. El momento de olvidar pesadas piedras en la cuneta y como no, una oportunidad nueva para intentar tachar alguno de mis objetivos marcados y que escribo en la recién adoptada Moleskine.

La llegada del anuncio de El Corte Inglés y su mítico "volver a empezar otra vez" no me ha desesperado como muchos otros años. Quizás porque no he tenido mucho tiempo para ver la televisión. Pero de todos modos, me ha hecho esbozar un sonrisa que se bien lo que significa. Sin duda alguna, Septiembre ya no es lo que era.

Comienzan las clases, terminan mis vacaciones de trabajo y la rutina, sin embargo, no sabe a lo mismo de todos los años. Me gusta, me deleito con ese nuevo sabor y vuelvo a decir que algo ha cambiado. Que mis presentimientos se cumplen al abrir el Portal de Servicios de la universidad y que por primera vez, lloro de felicidad sentada en el sofá de la Casa L.

Fragmentos de entrada escrita en Ciudad Real 2/septiembre/2009

Escrito en , , | Dejar un comentario

Reproducción aleatoria

Spotify no funciona correctamente. La reproducción aleatoria ha dejado de funcionar. Gamusino se venga de mí. Hago clic en "Nueva entrada".

Pienso en la última conversación que mantuvimos, en la despedida más reciente y saltan, una tras otra, canciones que me recuerdan a ti mientras mi vello se eriza por los brazos, que hoy, más o menos, te escriben.

Me encuentro bastante estresada con los exámenes de esta semana y la verdad es que tengo ganas de escribir pero no tiempo para ello.

Me gustaría hablarte de ciertos asuntos que autocensuro pero es hora de ir a trabajar y debo cumplir con alguna de mis obligaciones, puesto que estudiar es una batalla perdida.

Y si, extrañamente, te echo de menos. Discúlpame.

Escrito en | Dejar un comentario

Cerrado por vacaciones y exámenes

Mis vacaciones de trabajo se han convertido en mi periodo de estudio.
Mi periodo de estudio en un viaje a mi casa de campo sin portátil.
Sin Gamusino me siento irritable la mayor parte del tiempo.
Si me siento irritable no puedo estudiar.
Si no puedo estudiar, me siento bien pero aumenta mi estrés.


"Escribo esto en un trozo de papel para cuando pueda publicar mi triste desenlace. ¿Cómo es posible que haya terminado en Atapuerca? En fin, sólo veo una marea de apuntes y libros que amuerman mi mente y la hacen plantearse lo de las pinturas ruprestres como posible entretenimiento alternativo. No veo la luz".

Escrito en , , | 1 Comentario

"Culipardeando" que no es poco

Recorro una casa que durante 19 años me ha acompañado día tras día. Una habitación que, con el paso del tiempo, ha ido transformándose durante mi ausencia prolongada.

Sus estantes están repletos de mi particular colección de botellas de cerveza mientras que mi madre intenta hacerlas desaparecer. Abro armarios desnudos y hojeo libros de mi adolescencia mientras todo parece seguir donde un día lo dejé.

Los escaparates en las calles han cambiado pero no sus nombres y letreros. Mi larga desaparición hace que Ciudad Real deje de ser, por un momento, mi "Mordor" particular y se convierta en un tesoro que y sea un tesoro que poseí y donde la gente no deja de mirarme.

Mi iPod revienta mis oídos con canciones de The Cardigans mientras tarareo por las calles y es curioso ver como los demás transeúntes me miran y no llevan auriculares como en mi otra ciudad, Madrid. Quizás sea humanidad.


Ando deprisa, por una inercia maligna, como si fuese a perder un transporte urbano que jamás usé en esta ciudad. Ciudad Real dispone de ocho líneas de autobuses y el precio del billete sencillo es menor a un euro.

Mis zapatillas Vans recuperadas de una caja vieja son mi vehículo para redescubrir cañas y tapas olvidadas, cenas improvisadas con amigos en casa, visitas a mis tiendas de referencia y como no, pasear por la que fue mi jaula en el pasado.

Algo ha cambiado y eso me agrada.

Escrito en | Dejar un comentario

Víctimas del arte "Copy-Paste"

¿Alguna vez sentiste un ligero odio al ver una camiseta de “I love my boyfriend”?

Si tu respuesta es un NO rotundo, te ahorraré tiempo indicándote que dejando de leer no perderás tu valioso tiempo. En caso contrario, si tu respuesta ha sido afirmativa, la recomendación que hago puede ser la respuesta a tus múltiples plegarias.

1001 Camisetas es un blog que pone punto y final a una etapa como referente para todas aquellas personas que se han sentido víctimas de la marea tóxica que muchas veces inunda las calles en forma de camisetas.

Pese al cierre del blog podrás encontrar numerosos diseñadores y páginas Web donde poder comprar multitud de camisetas que no son comercializadas “a granel” y en definitiva, no pertenecen al arte del “copy-paste”. Además, en un último comunicado hace a todos los lectores una jugosa propuesta, que os cito más adelante:
Durante el parón, llegaron varias ofertas para seguir con el blog. He pensado que si hay una propuesta que sea interesante pasaré el blog a otras manos. Así que el “pack” incluye este maravilloso blog, el dominio, el foro, un buen posicionamiento en los buscadores y a un buen número de lectores (que espero querrán seguirlo en una nueva etapa, ¡yo entre ellos!) Si estás interesad@ escríbeme y dime cual es tu propuesta (los que ya lo hicisteis, si podéis volver a escribir, mejor ;) A ver si para septiembre comunico la decisión.

Espero que mi pequeña recomendación sea de gran ayuda para todas aquellas personas que perdidas entre Inditex y H&M, encuentren su camino.

Escrito en | 1 Comentario

Una de tantas

"Y aunque uno crea saber como deben ser las cosas,
la realidad es que las cosas son como son
la vida no es una máquina expendedora
en la que introduces virtud y extraes felicidad".

Escrito en | Dejar un comentario

Rojo no superficial

Me he levantado por primera vez con 22 años tras haber dormido cuatro horas que he sentido como una vida entera dormitada y desaprovechada mientras el resto del mundo se mueve a su propio ritmo y compás. Así, sin más.

Resulta difícil de explicar como las celebraciones pueden cambiar en sólo un año. Lo que antes era una fecha horrible puede convertirse en una sonrisa pícara que recuerda trenes que dejamos pasar, hormigas que aturden y porque no, regalos que no se pueden poseer y tan sólo recordar.

Inseguridades que se cristalizan frente a personas con quienes no tienes que ocultar quién eres. Porque eres transparente y porque, realmente, confías ciegamente en alguien que puede sacar lo mejor de ti con tan sólo pronunciar tu nombre o mirarte a los ojos.

Servilletas rojas que hablan entre capas por no decir entre líneas. Silencios que llenan vacíos desoladores. Terrazas que justifican escalofríos que nada tienen que ver. Pensamientos equivocados. Y todo, fluye mientras hipnotizada saboreas cada segundo en aquella oscuridad.

Anoche soñé que por un momento flotaba sin ni siquiera despegarme del suelo. Soñé sentirme pesada y despojarme de pensamientos al mismo tiempo que sonidos desconocidos convertían mi mente en una caja de cartón que llenar. Sonidos que relajaban, que hacían olvidar y limpiaban las impurezas de un alma envenenado.

El despertador del móvil sonó a las siete de la mañana y con un beso en su mano ponía fin a una noche extraña, difícil de calificar con palabras pero jamás vivida anteriormente y por lo tanto, única e inigualable.

Por otro lado y como si de una historia paralela se tratase. Se vislumbra en mi mochila una servilleta roja que pasa desapercibida pese a sus manchas de yogurt natural. A simple vista, está usada y quizás debería perderse en alguna papelera de las periferias de Madrid por las que me encuentro aunque ahora, forma parte de algo pequeño y que poco a poco, nace.

A veces no es suficiente mirar tres veces para descubrir mensajes ocultos. A veces se cree soñar cuando tan sólo te regalan vida y paz. Algo intangible y asombrosamente inexplicable. A veces nunca se sabe como agradecer detalles que te hacen tragar saliva para no explotar a llorar. Por eso, decidí no dormir más de esas cuatro horas para seguir viviendo dentro de un sueño que crearon para mi.

Como diría Zahara:
"No hay manera de que vuelva ese miércoles
tengo la sal entre los ojos mojados
Quiero que sepas que eres la culpable
de que hoy me sienta extrañamente bien
de que hoy me sienta extraña..."
Eternamente agradecida. Buenas noches pequeña. Disfruta de tu tarde que hoy, será un gran día.

Escrito en | Dejar un comentario

Veintidós no suena tan mal

Nací un día como hoy.


Ya han pasado, exactamente, 22 años desde aquel "empuja Alicia, empuja" que oiría repetidamente mi madre en el hospital. Sin embargo, sigo teniendo muchos miedos que albergaba de pequeña mientras muchos otros han desaparecido sin saber muy bien cómo.


Este año no prometo como resurgir de mis cenizas como siempre hacía. Creo que por una vez me siento bien. Me quedo como estoy. Intrigada con una vida que a veces sorprende, me hace reír divertida y me hace pararme a pensar más de lo que debería.

Soy así y punto. No creo que haya nada de malo en ello. Pronto volverán nuevas entregas del II Gran Hermano del Bolliestudio en honor a los exámenes de septiembre que nos aguardan. Mis clases de Taichi y viajes por Europa.


Al fin y al cabo, veintidós no suena tan mal, ¿no?

Escrito en | Dejar un comentario

Esperas

Caer y levantarse. Volver a caer y resugir de tus propias cenizas sin más expectativas que poder seguir respirando sin que nadie vuelva a gritarte al oído que le has defraudado, desilusionado, etc ...

De pequeña siempre me dio miedo cualquier situación en la que, a gritos, la gente malhumorada se intentaba entender. Demasiados episodios en mi casa hacen que siga colapsándome frente a esos momentos en los que las personas gritan y me paralizan con sus palabras arrojadas como cuchillos.

Es triste ver como tu mejor amiga desaparece de tu vida porque no te has comportado como ella esperaba en su vuelta de Torino. Mientras unos hablan de tu tozudez frente a aquel muro que te ha lastimado ya demasiado. Otros, sin embargo, guardan silencio a la espera de algo que desconozco y que me provoca cierto nerviosismo.

La verdad es que siempre he esperado demasiadas cosas de las personas a quién quería y tantas veces o incluso más, me he quedado en el sitio haciendo lo que no debía hacer, esperar algo que nunca llegó.

Esta mañana me he despertado con la intención de ir a Alcorcón a intentar conversar, pero el miedo me pudo. Sí, soy una cobarde que pidió disculpas de corazón y que siempre estará ahí.

De todos modos, y para intentar dejar de pensar en el tema que me carcomía las entrañas, encontré a un escritor y moralista francés llamado Jean de la Bruyère. Este hombre tiene algunas frases célebres que me gustaría plasmar puesto que me han hecho sentirme más miserable si cabía.

"No puede ir muy lejos la amistad cuando ni unos ni otros están dispuestos a perdonarse mutuamente pequeños defectos".

"Es más fácil encontrar un amor apasionado que una amistad perfecta".
Adiós Alcorcón, Móstoles o cualquier periferia porque no pienso volver.

Escrito en | 1 Comentario

Cambios

Hago tiempo para la hora de comer y marcharme al trabajo. Afónica y con una mucosidad verde que hasta Hulk envidiaría pienso presentarme en Emergia.

La cuestión es que voy a ir aunque sea por no volver a visitar a mi médico porque milagroso es el mes en el que no figure, al menos, un día de baja en mi historial clínico y no quiero que vuelva a mirarme de forma sospechosa, que yo no robo a nadie.

El caso es que llevo toda la mañana trasteando con Spotify feliz de la vida. Buscando música, recuperando grupos de mi adolescencia, creando listas de reproducción mientras de reojo, vigilo a mi pobre iPod que esta enfermo.

Parece haber sufrido un colapso quedándose encendido y con la canción Living Darfur de Mattafix congelada. Tengo miedo. Últimamente, parece que me han robado la suerte y la tecnología me detesta.

Pero da igual, he eliminado mi perfil de MySpace y Facebook, he limpiado mi cuenta de Tuenti de contactos y la he restringido sólo para los amigos que se han librado del botón de "Borrar".

La verdad es que me siento bastante optimista y con regalos tan grandes como una servilleta mecanografiada y una pegatina de playmóviles decorando a Gamusino me siento afortunada. Aunque me sigo avergonzando del momento euforia en el que mis contactos del móvil son víctimas de incoherencias y declaraciones varias.

No puedo hacer nada, hay cosas que nunca cambian.

Escrito en , | Dejar un comentario

El frotar no se va a acabar

Las frases, si algo aprendí este año, nunca deben comenzar por un adverbio. ¿El motivo? No lo recuerdo pero si es cierto que llevo horas en mi trabajo intentando escribir sin comenzar así.

Debo estar volviéndome torpe respecto a ciertas cosas por no decir gilipollas. Yo sólo quería hablar sobre el Orgullo vivido por Sandra y yo pero es complicado con tantos personajes y víctimas de atentados trasnochados.

A parte de haberme gastado medio sueldo en la compra de dos teléfonos móviles primitivos que ha superado a la inversión en copas. Lo más destacable, sin ninguna duda, es la aparición en la calle San Gregorio de la secta “Rubias de bote o tinte a granel” que allí, frente a nuestra atónita mirada, se congregó.

Sandra y yo degustábamos la más selecta selección de pipas con sal mientras la sangría se calentaba en el suelo a falta de hielos. Quizás fueron los detonantes de la creación de una burbuja entre tanta gente y ayudó, considerablemente, a desatar nuestras lenguas en el mejor de los sentidos.

La principal rubia, la que llevaba la voz cantante y nunca mejor dicho, podríamos definirla como un híbrido entre integrante del grupo de Sonia y Selena y a juzgar por el color y mugre que decoraba sus pies, una reencarnación de Carmina Ordoñez, a mucha honra que yo soy muy fan.

Ni Coca Cola como todos pudimos ver usar a esa Carmina rociera, ni KH7, ni Cillit Bang, ni el hombre del algodón frota que te frota y menos aún, agua a presión. Aquello era ver para creer. Nada hubiese ayudado a arrancar de aquellos pies tanta suciedad incrustada.

Entre delirios de maldad, imaginamos unas sábanas ennegrecidas y con las caras de Belmez reproducidas, a la madre de nuestra “rubia” prendiendo fuego esas sábanas y como no, toallas de usar y tirar, amenizado todo esto con un “yo quiero bailar” a todo pulmón.

Cierto es que terminamos con los labios cual afroamericana residente del Bronx, aunque bien es sabido que por la sangre de Sandra corre espíritu fuenlabreño que no tiene nada que envidiar. Y eufórica ella por tener a tiro nuevos pies del mismo calibre de los ya mencionados, tuvo la gran idea de gritar: ¡Coca Cola! creando así, una confusión ensordecedora entre los que ya bajábamos por Paseo del Prado.

Una mujer, delante de nosotras, víctima de tal grito de guerra pisa mal en una alcantarilla con sus cuñas y se agarra a su compañera. ¿El resultado? Un esguince de tobillo por el que aceleramos el paso hasta llegar a nuestra trinchera, la Casa Roja.

Fin del Orgullo y por fin, con el móvil en el bolsillo.

Escrito en , , | Dejar un comentario

Es mi momento, es Vodafone

Algo en mi garganta me impide hablar. Mi estado tras cuatro días de fiesta, o mejor dicho de sofocones, sólo adjuntan a mi persona el adjetivo de lamentable y además, con la cabeza temblando sabiendo que debo despedirme de los atardeceres hoy mismo.

Sr. Mamarracho madrugó al igual que yo y comenzó una conversación con verdades que ambos soportábamos a duras penas: "Ha sido el Orgullo más asqueroso de mi vida". Tras una breve reflexión, no existe ningún tipo de contrariedad hacia esas palabras.

Para corroborar esa información, tan sólo indico que he perdido dos móviles en dos días. Cuando fui a la tienda de Vodafone por segunda vez, el chico no se creía lo que oía pero al fin y al cabo, contribuyo a que el dinero fluya y la crisis le sea más llevadera si cabe.
Cuatro noches.
Buena música.
Dos móviles perdidos.
Calor.
Dos estupores luchando por sobrevivir.
Una garganta destrozada.
Son algunos de las anotaciones que he ido haciendo en mi cabeza pero que debido al calor se han perdido al levantarme esta mañana. Lo siento. No tengo mucho que añadir en un Orgullo que por algunos momentos ha dejado que desear aunque por otros, hubiese intentado parar el tiempo con aquel reloj que tanto ansiaba poseer. Por una vez, merecía tenerlo.

Mi nivel de aburrimiento alcanza límites insospechados. Es probable que muera en un intento absurdo de convencer a los que aún se mantienen en pie para disfrutar de una tarde de verano más. La gente desconoce el verdadero significado de los domingos ...

Escrito en | 2 Comentarios

de huevos, patatas, secuestros y entradas locas

Quizás todo sea un cúmulo de circunstancias que sólo yo, en mi mente, no soy capaz de ordenar. Pienso demasiado, sí. Quizás todo sea ficticio y despierte un día en un hospital con una cicatriz en el pecho tras un trasplante de corazón. Pero se que a mi alrededor no habrá dolor, no habrá nadie, no habrá luz ni oscuridad.

Me han robado órganos y jugado con ellos. He conocido a personas que podrían haberlos transportado en su mochila sin ser conscientes de la necesidad que tenía de ellos, en especial de mi maltratado y esperanzado corazón.

Parcheado y cosido con miles de hilos de colores para alegrarle aunque siempre supe que se romperían y me han hecho convertirme en un ser que se detesta a sí mismo por albergar esperanza o mejor dicho, simplemente por esperar.

Se que a lo largo de mis 22 años, hubo gente que siempre lo valoró y otras en cambio, lo despreciaron sin saber muy bien cómo manejarlo en su beneficio. Son cosas que pasan. La indiferencia es algo en lo que trabajo todos los días.

El dolor es algo intransferible, como las tarjetas de crédito o la del Club Día. La felicidad se puede comprar pero no con dinero precisamente. Sin embargo, la tristeza tan sólo se regala para que no vuelva de nuevo a nosotros.

El Orgullo Gay me sale caro, pero aún así, no decaigo. No pienso hacerlo. Mi Blackberry Storm ha sido secuestrada por un moro al que le he dedicado mis más sinceras palabras soeces jamás expresadas por mi boca.

De todos modos, advertirle que en menos de 24 horas podrá usarla de pisapapeles puesto que su IMEI ha sido bloqueado esta mañana. Disfruta majete ;)

Que continúe la fiesta tal y como la dejamos ayer. Hoy soy 160 euros menos rica en la cuenta corriente, pero sonrío por ver otro día atardecer inmersa en mis pensamientos y con el estómago lleno.

Escrito en , | Dejar un comentario

El que se tiene señalado a cada persona para su guarda o custodia

Llevo toda la mañana en la cama sin poder levantarme. Es mi primer día de vacaciones. Me encuentro acabada y sin saldo porque anoche estuve como una hora hablando por teléfono y enriqueciendo a la empresa para la que trabajo, Yoigo. Hoy, me planteo eliminar mi Tuenti, hacer yoga como me recomiendan y pensar las cosas menos. Esta última no será algo fácil.

Escucho sin parar la canción de Halo de Beyoncé y las lágrimas resbalan sin importarme mucho. Mantengo la mente ocupada pensando rápido multitud de pequeñas cosas. Y a pesar de los grandes giros que da mi vida últimamente, aún no he conseguido marearme.

Gamusino, mi portátil, se sienta en mis piernas y busco significados de palabras en el diccionario de la Real Academia Española. Muchos dirían que es una afición una tanto extraña pero hoy, necesito más que nunca poner una palabra exacta en una vida abstracta.



Lo dicho, el que se tiene señalado a cada persona para su guarda o custodia.

Recibo llamadas que me hacen sonreír porque motivos tengo. Mientras la Casa Roja comienza a quedarse vacía, Carmen, una de mis tantas compañeras de piso, se queda y decide montar en su habitación una mini lan party donde poder dar rienda suelta a nuestra pasividad mañanera frente a nuestros portátiles.

Escrito en , | Dejar un comentario

Contador a cero definitivo

Pongo punto y final a una historia atravesada. Miro entretenida y maravillada a un sol mañanero que me da los buenos días en mi portal mientras las nubes escriben entre líneas frases que me hacen sonreír.

Adquiero hábitos nocturnos como sentarme en mi cama con un portátil entre las piernas mientras una ventana del Messenger, maximizada, ocupa mi tiempo y mi mente. Y de nuevo, el sol me despierta, sonrío y me siento vacía de nada, llena de todo.

Estoy de enhorabuena. Mi Blackberry Storm también tiene corazón nuevo. Ayer, enloqueció y mandaba mensajes antiguos a algunos de mis contactos pero eso ya es pasado. Hoy incluso estrena fondo de pantalla. Y así de positiva comienzo mi último día de trabajo hasta el seis de julio.

La niña de las sombras comienza su Orgullo con una agenda apretada, llena de comidas y conversaciones pendientes, de copas y estupores a doquier, de ganas de hablar y escuchar, de gritar canciones y también, de todo y nunca jamás de nada.

Mi corazón taquicárdico me deleita con la mejor de sus sonrisas y desde hace un par de días es como su hubiese rejuvenecido exactamente dos años. No quiero más, ni tres ni diez. Me he dado cuenta que si llego al trabajo en diez minutos y no llego tarde es porque mi mochila tiene menos piedras que transportar como antaño.




"Y hemos 'sobrevivio' aunque no se bien a qué,
y es que andamos tan perdidos que no podiamos ver
la alegria que se lleva el miedo".

P.D: La niña de las sombras cierra, eventualmente, el blog por fiestas del Orgullo Gay. Hay festividades que no se pueden dejar pasar. Obviamente, haré un breve resumen de lo acontecido. Prometo seguir viva el día 5 de julio o al menos intentaré.

Escrito en | Dejar un comentario

Teléfono de aludidos [Parte VI] El arte del cutrerío personificado

Supongo que me he levantado con el pie izquierdo y leer un mensaje privado en Tuenti de una desconocida me ha hecho reafirmar cuán lleno se encuentra el mundo de personas que deberían llevar en la frente un papel donde se leyese fácilmente "Cuidado, líder de lo cutre". Si, con chincheta el papel y todo.

No procede preguntar por tu familia si estas intentando ligar o al menos poner los cuernos a tu inocente novia. Asi que tras unas cuantas preguntas sacadas del excelente manual de "Vanalidades para seducir" me cansé y saqué mi ira a relucir.
No nos conocemos y desde luego no voy alardear de nada en estos momentos de mi vida en los que me apetecería estar en cualquier otra parte. Llevo todo el día en la cama sin ninguna expectativa. Se que nadie va a venir a tomarse un café, a sacarme de la cama o abrazarme fuerte y tumbarse conmigo hasta que decidiese levantarme.

Tan sólo creo que esperaría a cuatro personas por las que hoy siento curiosidad, admiración y adjetivos que aún no he situado correctamente en mi cabeza. Aunque no me limito solo a esas personas.
  • La primera creo que me considera un segundo plato en todos los aspectos de su vida.
  • La segunda esta organizando su vida, aprendiendo a quererse a si misma y yo, orgullosa de su decisión.
  • La tercera aún no la conozco pero me hace sentir bien y creo que me ha encontrado a mí antes que yo a ella.
  • La cuarta nunca existirá.
No quiero que seas mi líder. Como ya he dicho, odio la promiscuidad que se mueve en el mundo homosexual y que funciona de manera superficial el 80% de las ocasiones.

Soy bollera pero no gilipollas. Además y si con esto, sigues pensando que quiero se seas "mi líder", te diré que NO voy jodiendo a nadie por la espalda. Si tienes novia déjala, que nadie se merece ser puteada por gente sin educación ni respeto.

Me hace gracia que consideres el amor como una esclavitud o un sometimiento por parte de la otra persona. Te equivocas y deberías reflexionar un poco sobre ello. El amor es libre, eléctrico, bonito, complicado y simple. Sencillamente, difícil de explicar con palabras.

Busco a alguien que almuerce un domingo por la mañana en mi casa tras haber ido previamente a comprar sushi para llevar. Busco a alguien con quién discutir el color de la alfombra del cuarto de baño del Ikea. Busco a alguien con quién hablar sin parar y no dejar de sorprenderme entre otras muchas cosas.

Suerte en la vida.
Su contestación, textualmente, transcrita es la siguiente:
Axo!iá!!!esto es mas largo que el diario de patricia........
suerte con sushi y la alfombra roja!piensate bien que poner entre estor o cortina.a mi se me planteo esa duda el año pasado pero menos mal q soy lider y pude decidir.....busca,y buscala bien!!!suerte en las mundos de yupi"
Últimamente estoy muy de refranero español y para la ocasión voy a rememorar algunos:
"A la zorra, candilazo".
"No hay peor ciego que el que no quiere ver".
"Sin puta y ladrón no hay generación".

Escrito en | 5 Comentarios

Con la cafeína todo es más llevadero

Noche extraña. Noche que aparece no acabar nunca. Noche de identidades falsas. Noche de flashes. Noche de encuentros no premeditados. Noche de caras conocidas y desconocidas. Noche de buenas acciones. Noche que, sin embargo, pasa demasiado rápido.

Los exámenes han terminado. La calle sigue donde siempre. Los rituales mañaneros vuelven a mí. Los domingos dejan de ser domingos y se convierten en una prolongación opcional de los sábados. Los abrigos se despiden y los cafés mejor en versión granizado.



Desayuné en el portal de mi casa, a falta de terraza, mientras veía como la gente pasaba frente a mi. Hablando, fotografiando, planeando las horas que suceden a aquella. Y soñé despierta mientras el sol calentaba mi cara trasnochada.

Cuando quise darme cuenta, me encontré allí, sentada, con unas flip-flops y como no, esperando a que llegue, quizás, "un cálculo equivocado, una excepción que confirma la regla, aquello para lo que siempre habías utilizado 'nunca".

Escrito en | 3 Comentarios

Días de doblete

Escrito en | 1 Comentario

Un viaje que, casualmente, cambió nuestra vida

Mis ojos hinchados sólo me dieron un par de horas de tregua. Y para ello, tuve que salir a la calle a deleitarme con el asfixiante calor que embadurna Madrid por todos lados de arriba abajo. Hoy es un día "ñoño" donde los haya en la vida de la niña de las sombras y que ha terminado convirtiéndose en una de esas casualidades de las que tanto hablas.
Casualidad.
(De casual).
1. f. Combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar.


El olor a tierra mojada y humo de tabaco me envuelve. Me encuentro tumbada en la cama reflexionando sobre la conversación que he mantenido contigo. Si, con-ti-go, porque la entrada de hoy, te la mereces desde hace mucho tiempo. El mismo en el que empecé a creer en ti.


Llevo como minutos releyendo todo esto. Escribiendo y suprimiendo líneas. Sintiendo que en definitiva, tenías razón. La vida es una consecución de casualidades sin más. Y tú en la mía eres de las que hacen mucho ruido y late con fuerza. No cumpliré con las 65 palabras que ahora me dan vueltas en la mente pero me conozco y se que lo haré pronto.



Barcelona, una terraza en Europa, comer con los dedos y calles invisibles al ojo humano forman parte de una burbuja que me hace sonreír en aquellos días en los que el miedo me paraliza. Mi corazón sufre y me siento vacía. Sin ganas de decirle a mi alma que espere a que las casualidades comiencen a sucederse porque a veces pienso que no hay tiempo y marchito.
Te quiero porque aquel lunes de noviembre fuiste a clase.
Te quiero porque tu sonrisa me da los buenos días.
Te quiero por ser un mensaje de una sola palabra.
Te quiero por cada conversación sobre helados.
Te quiero por dejarme entrar en tu adictiva vida.
Te quiero porque eres la primera persona que me pinta en Paint.
Te quiero por perderte, en Madrid, conmigo.
Como diría el Sr. Mamarracho: "Di SUERTE".

Escrito en , | 2 Comentarios

Buscador

Swedish Greys diseñado por Nordic Themepark y modificado por Marta Cañizares para "La niña de las sombras".