Archivar como octubre 2008

Simplemente una atracción de feria

Como una atracción de feria vieja y roñosa a la que nadie le gusta ya subir porque ha perdido interés alguno. Y así la veo reflejada, como una montaña rusa que no sabe si abandonar o seguir luchando por funcionar pese a atascarse siempre en la misma curva una y otra vez. Mi vida es esa atracción y resiste a terminar en un desguace con más pena que gloria.
Hoy pese a todo, estoy contenta, pronto iré a Torino.

video

Letra traducida: Click aquí

Hoy en el tren de camino a la universidad, mientras luchaba por no quedarme dormida leí escrito en las paredes del vagón: "Un te quiero mañanero te vale más que el dinero". Una gran verdad a fin de cuentas, ¿o no?

Escrito en | Dejar un comentario

300 gramos de azúcar para endulzar

Empotrada frente a la encimera me encontré, liberando mi mente, desnudando mi corazón, gritando de placer y perdiendo el conocimiento mientras tus dedos acariciaban aquella harina como la blancura que yo perdí hace días y que no anhelo.

Así forjamos nuestro domingo de pasión pastelero en una casa para ti, para mí, silenciosa y solitaria. Bienvenida a mis domingos te susurré mientras a través del cristal, observaba tu cara de satisfacción con esa gran sonrisa que siempre te caracteriza.

Sinceramente, he disfrutado tanto recordando este fin de semana que me pongo a pensar y me asombro a mi misma de estar creando recuerdos para la eternidad. Quizás has llegado en el mejor momento, quizás me has salvado y quizás jamás pueda agradecértelo.

Lo mejor de todo, es que el fin de semana aún no ha finalizado y siempre nos quedaran nuestros cafés domingueros en Chueca mientras confundimos a los turistas de dirección.

Escrito en | 1 Comentario

Tostadas de conversaciones pendientes

No se cuando he decidido madrugar pero últimamente lo hago demasiado a menudo y he de reconocer que siempre me asusta ver que mi móvil comienza a vibrar sin descanso pasada una franja horaria nocturna.

Y ahí estabas tú, a las 6.25 de la mañana como si fuesen las tres de la tarde preguntándome que si estaba dormida y lo mejor de todo es que dudo de mi respuesta puesto que no se si esto es un sueño o una simple conversación internacional.

¿Una carta? ¿a mí? ¿de qué? ¿por qué? y así con mil y una pregunta más me estoy rayando. Tanto que he desayunado tostadas con un zumo de naranja, buscado viejos amigos en Tuenti, hablado con Erika que se ha quedado perpleja al verme levantada y después de haber visionado un vídeo de Aerosmith en YouTube que es lo más, me he puesto a escribir todo esto sin sentido.

No tengo más que decir... bueno si, anoche vi la película de Hard Candy y me pareció tan agonizante que por cabezona decidí terminar de ver sin más, porque Pulp Fiction aún sigue siendo una batalla perdida y no pienso perder ninguna más.




Ahora si me disculpáis vuelvo a irme a la cama, así que dejar fluir la música del vídeo y escuchar la letra, nos salvará a todos del fantasma de la promiscuidad oscura. Por cierto, la señorita T vuelve a ser ella misma y eso me encanta, aunque me tocará pedirle perdón he invitarla a una cerveza trasnochada en Banco de España =)

Escrito en | 1 Comentario

De contenedores, circos y gafas

Todo comienza un miércoles por la noche o mejor dicho, por la tarde cuando el hambre hace que las tres pequeñas italianas, unas de nacimiento y otras de corazón, entren en locura sin saber muy bien qué comer. Mientras tanto, yo feliz por haber celebrado hoy, otro día de la República Independiente de la Casa Roja y de habitación en habitación matando el tiempo.

Mercadona simplemente me ha traicionado, así que no me ha quedado otra que hacerme de los "azuletes" y comprar online en Carrefour que llegan cuando les da la gana a tu casa. Además Mercadona para reírse un poco más de mí, ha decidido no estar relativamente cerca de donde resido y evidentemente, no estoy por la labor de cargar bolsas desde Palos de La Frontera (Línea 5) hasta mi Atocha natal (Línea 1) y digo natal porque es ahí donde se ha forjado una nueva Martita sin tapujos, maja y divertida pese a los comentarios de Maura.

Carrefour ha llenado mi frigorífico y por fin, puedo decir libremente que tengo comida y sobre todo, que no volveré a pasar tristeza mirando los estantes de la nevera y sí, he comprado cerveza ni una sola tableta de chocolate y café Segafredo, mientras Mariangela y Maura me miran con ojos perturbados al ver la palabra Segafredo y café juntas.

Se hace de noche y nuestro hambre podría empezar a confundirse con un impulso ciego de canibalismo involuntario pero es ahí, cuando la brillantez italiana de Maura decide ir a una pizzeria napolitana en Sol para rememorar sus tardes milanesas y allí terminamos sin más preámbulos con todo nuestro apogeo estomacal en una bocacalle de Carretas.

Después de ver como Mariangela gestionaba todo, porque ella algo de traficante yo creo que tiene, nos dedicamos a reflexionar sobre mi cabeza puesto que, oficialmente, se ha convertido en un imán circular en el que TODO parece terminar pegado. Por ello, la pierna de Mariangela me golpeó el otro día, el codo del camarero de anoche también vino a saludarme, las puertas, las paredes y como no, el Caixa Fórum también. Me estoy planteando en comprarme un casco en Ulanka y dejar de pasar miedo.

Por lo demás, no deberíamos destacar ninguna cosa más puesto que es un tanto humillante todo pero compartir es vivir así que resumiré todo como una frase: "el mal de ojo existe y Mariangela y yo creemos en él".

Una sustancia no identificada te cae en la cabeza y pánico tienes de observar que la silla de Maura queda manchada de algo negro y yo con más miedo que vergüenza me miro la camiseta y efectivamente, estaba manchada de esa cosa, por suerte era tierra como ha confirmado CSI Mariangela entre risas, así que ni corta ni perezosa, he tenido que recordarle el bautizo de su pie en el charco de Vázquez de Mella.

Si se podía mejorar el momento, lo conseguimos hacer. Porque según reiniciamos nuestra actividad, aparece el follón de Erasmus al que llamaremos Twist, y yo ahí, con mi pastel en la camiseta, Mariangela intentando socializar al pobre acompañante del follón, que decir que es soso es poco y Maura demostrándonos sus dotes bilingües y sus ganas de beber cerveza. ¿Arte? Demasiado es poco.



Al volver a casa, descubrí las pasiones ocultas de mis compañeras de piso y a día de hoy, sigo sin tener palabras. Que Mariangela quisiese ser maestra de pequeña no me extrañaba puesto que es la chica clásica que más arte he visto pasar frente a mis ojos, pero que Maura quisiese ser camarera acrobática y que yo entendiese que quería trabajar en un circo no tiene precio.

Me encanta caminar por Madrid cuando es de noche y las luces de la ciudad alumbran mis pasos que tantas veces estuvieron perdidos. Ahora se a donde se dirigen y si miro a mi alrededor se que no estoy sola, Maura y Mariangela están ahí, riéndose porque de pequeña yo quería ser basurera y le decía a mi madre que me comprase acciones de bolsa.

Escrito en | Dejar un comentario

Notas de mi móvil casi muerto

Las notas de mi móvil parecen crecer a un ritmo increíble y no puedo parar, es época de lluvias pero también de inspiración con la llegada de las primeras gotas a mi vida.

Hoy recupero unas, otras han sido eliminadas y algunas permanecerán ahí de por vida.

Y miro al sol detenidamente sin parpadear para cegarme y no ver mi vida correr, para no ver enfrentarme cara a cara a la tristeza y para no encontrar el final afilado del que siempre me acuerdo.

**
Ajusto la goma sujetándola con mis dientes y con la calma de quien posee un tesoro busco un lugar en mi brazo, que estrena pinchazo, inaugurando sensaciones nuevas que van directamente a mi cabeza y siento como el estupor comienza mientras oigo Mattafix y todo es tan perfecto que no puede ser real.
En mi cabeza ya no hay mono, ansiedad o tristeza, todo se ha evaporado y sonrío porque veo el mundo de colores, mágico y por momentos, soy dueña de mi vida sin extrañar nada ni nadie.

Escrito en | 1 Comentario

República independiente de la Casa Roja

Mi estado de ataraxia permanente esta semana no se a qué se debe pero diría que el alcohol se ha apoderado de mí y de los pensamientos absurdos que tengo, y ahora decide quedarse a vivir conmigo en una borrachera light que no tiene efectos secundarios hasta el momento conocidos pero que me hace reír sin precedente alguno.

¿Ataraxia? ¿Hola? ¿Qué es eso? Explico y punto.
Se denomina ataraxia (ταραξία) a la disposición del ánimo propuesta por los epicúreos, estoicos y escépticos, gracias a la cual alcanzamos el equilibrio emocional, mediante la disminución de la intensidad de nuestras pasiones y deseos, y la fortaleza del alma frente a la adversidad, y finalmente la felicidad, que es el fin de estas tres corrientes filosóficas.
La ataraxia es, por tanto, tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación con el alma, la razón y los sentimientos.

Desde el miércoles llevo sin trabajar, de baja médica, por esa afonía que terminó convirtiéndose en faringitis sin más y la verdad es que he aprovechado el tiempo para terminar de ver la primera temporada de Gossip Girl, y sigo sin poder asimilar, organizar apuntes, turistiquear por Madrid con mis pequeñas italianas y visitar a la familia de las periferias de Madrid.

Ha sido un fin de semana extraño, no he salido por las noches, he visto demasiada televisión y he tachado demasiadas cosas de mi lista mental (véase lista de cosas que hacer) así que aún siendo un fin de semana muy hogareño, lo he adorado al máximo porque voy a pasarme todo el día escribiendo mis locuras vividas y además, mi monedero sigue intacto sorprendentemente. Eso es arte y lo demás, tonterías variadas.

Sinceramente, al encender la televisión aún tirada en la cama y ver lo que he visto ha hecho que me levantase sintiéndome española por un día, y decido ducharme y desayunar por la Patria como es debido. Y me encuentro pensando salir a la calle con las chicas M de Mordor a ver el desfile nacional y joder, ¿qué hace una chica tan oblicua como yo liberando su orgullo nacional en un día como éste? Vale, lo mío es el orgullo, pero otro tipo de orgullo, otro día y con gente que no agita precisamente banderitas de España de manera tan efusiva y no grita "Viva España" porque a mí todo esto, me da mucho pánico.

Así que viendo el percal, he decidido celebrar hoy el día de la República Independiente de la Casa Roja, y en él se limpia a fondo, se pone servidora el pijama de gala, se ponen lavadoras, se organiza el panel magnético, se hace una comida rica y se desfila dirección bar o cafetería abierta en la que disfrutar de la bebida oficial de mi república, la caña, sí, de cerveza.

Escrito en | Dejar un comentario

Dirección: Móstoles El Soto

Tan sólo dos minutos para subir al tren y ahí estoy yo, con mi iPod reventando mis oídos para mantener una calma que he perdido justo cuando bajaba por la escalera mecánica de la vía correspondiente, mis gafas de sol se han vuelto inseparables en este viaje y más que nada, porque los sentimientos afloran como las ganas de salir corriendo al ver un mundo, a través de los cristales, que me he esforzado en olvidar para no seguir sufriendo y que hoy, pienso afrontar sin miedo.

Las puertas se abren en Las Retamas frente a mí, pero nadie sube o baja, sin embargo parecen invitarme a hacerlo, aún sabiendo de sobra que no es el destino que hoy llevo en este momento y respiro porque veo parques y lugares a lo lejos que reconozco, en los que he estado y que hoy, parecen formar parte de un pasado muy lejano aunque no han pasado ni tres meses desde entonces.

Después de una auténtica comida en casa de mis tíos en Móstoles, aprovechar para imprimir temarios, horarios y diversos documentos necesarios para mi vida universitaria y recaudar una suma importante de dinero que me haga ahorrar un poco más en los días que se avecinan; mi destino se convierte en mi matadero clandestino como dirían Los Piratas y un escalofrío recorre mi espalda al encontrarme frente al portero automático pulsando el botón 1º D rayado de siempre, y observando esa puerta, en la que tantas veces nos hemos despedido y muchas otras, mandado a la puta mierda.


Porque recuerdo el número de pasos que llevan a tu portal y que nada en él ha cambiado. Tan sólo una baldosa rota y una puerta que vuelve a tener truco para abrirse como antaño y la cual, abrí sin más. La "Nejapa" sigue en su sitio, tan majestuosa y especial para mí como siempre, supongo que con el loco de siempre y con nuestra bibliotecaria particular, porque sinceramente para mí, lo bueno es lo que perdura.

Y sin más me da un vuelco al corazón al ver a Lola, tan guapa como siempre y tan eufórica por verme. Que no se si es pesadilla o sueño, pero al ver a tu madre es como si estuviese esperando que fueses a bajar por la escalera, como si no te hubieses ido nunca, como los viernes que llegaba de Ciudad Real, como siempre; y la abrazo sin más, comiéndome palabras porque no se muy bien como comenzar, que tu casa ya no tiene ese olor que tanto me gustaba aunque todo sigue en su sitio, incluso la alfombra que se manchó está ahí, impecable, como si el tiempo hubiese retrocedido y ya sentada en el sofá sigo mirando la puerta, esperando verte en el umbral con una sonrisa dibujada en tu rostro.


Que después de horas charlando subo las escaleras y mi puzzle ha sido desmontado, que algún día lo comenzaré de nuevo y lo terminaremos porque es algo que he añadido a mi lista y al sentarme en tu cama me da por llorar porque se me cae el alma por más que intento atarla a mí, y faltas tú y tu desorden encima de la mesa, la silla cubierta de ropa, el rincón de las zapatillas la papelera llena de pañuelos y en definitiva, falta tu esencia porque ahora esa habitación está muerta; que tu desorden hace de ese lugar, su encanto y ahí permanezco, esperándote y comprobando con mis ojos llorosos que todo esta en su mismo lugar, para que no notes diferencia al volver. Pero visionar tu mundo sin ti, no es muy agradable y me doy cuenta de lo que te extraño.

Me conoces y sabes que soy de costumbres muy arraigadas así que sin más, he decidido rememorarte esta tarde como mejor he podido y he cogido a Lola y juntas, hemos hecho el mismo paseo que tantas veces hicimos las tres después de las sesiones de biblioteca y conseguí que no se comiese nada y además comprobé que Lola sigue teniendo ese arte de equilibrista que tan especial la hace.


Y aunque mi vuelta a casa fue larga no tanto como si hubiese ido a Alcalá de Henares. No sé, siempre me gustó tu parada de autobús y me obcequé en coger la 516. Me encanta hacer mi ruta de siempre y pese a mis defectos, si alguien cree que puede hacerlo mejor que yo que me rete porque aquí me mantengo a la espera.

Escrito en | 2 Comentarios

De brunch a beer y tiro porque me toca...

Es domingo y la verdad es que si alguien me pregunta cómo lo he pasado este fin de semana no puedo decir gran cosa puesto que estoy más afónica que Colombo después de un afterhours en el que sirven garrafón hecho a base de matarratas.

Este fin de semana ha sido brutal, brutal y más brutal. Los planes salían solos sin yo hacer mucho más, tan sólo debí sentarme y esperar a que los etílicos viniesen a mí como el bonito reencuentro entre Heidi y su querido abuelo.

El viernes fue extraño no salir con mis pequeñas italianas, la verdad es que esperar cierta llamada fue una pérdida de tiempo muy grande pero en fin, aprendo rápido y tampoco estuvo mal quedarse en casa con Ana viendo un programa de Cuatro el cual sigue provocándome demasiada gracia y espanto. Recuerdo que era un documental de la "dura" vida de un minusválido que era virgen a la edad de treinta aproximadamente y claro, quería tener novia y hacer el amor. ¿El problema? Pues que sólo podía hablar, su cuerpo era como un adorno, pero el principal problema, es que este pequeño hombrecillo era un pervertido en potencia.

Después de mucho buscar y buscar, se junta con un ciego que me recordaba al Cara Lumbre (véase mi etapa trabajando en Indra) y un filipino en silla de ruedas que bueno, era el más decente de aquellos tres mosqueteros. El caso es que para dar rienda suelta a su pasión deciden irse nada más y nada menos que a Girona a un club de alterne. Si, he dicho club de alterne, puticlub, prostíbulo... a pagar para ser desvirgados y sentirse hombres de una vez por todas. Aunque poca novia iba a encontrar ahí nuestro amigo.

Después de risas descontroladas por mi parte y por la de Ana, el programa de los "tullidos" ha supuesto un antes y un después en mi vida, ahora no les veo como minusválidos sino como personas que albergan una mente calenturienta y pervertida, que almacenan pornografía en sus ordenadores y que deben ser prodigiosos usando la lengua.

El sábado fue un día muy bohemio, lo que empezó con un brunch en casa de mi jefe se convirtió con el paso de las horas, en discusiones sobre el lenguaje, el Esperanto, Interpol, Editors, hijos y apellidos varios a causa del grado de alcohol que ya corría por nuestras venas. Salí de su casa con una gran sonrisa en mi cara debido al estupor que tenía encima y me monté en un autobus con la señorita T sin darme cuenta de que sospechosamente iba dirección contraria a mi casa y así, evidentemente, no llegaría jamás.

Señorita T al igual que yo, no queríamos terminar una noche tan fantástica como aquella y sentadas en un banco de Cibeles, nos pusimos a beber cerveza mientras veíamos a la gente correr como si les fuese la vida en ese búho, hablando sobre unas vidas truncadas por los amores, trabajos basura y sueños inalcanzables que se hacen alcanzables dependiendo del tamaño de tu boca.

Y vuelvo a decir lo mismo que antaño, que todo el mundo tiene una historia que contar, que le hace salir de su esquema y mostrar la humanidad que lleva dentro y porque no todo lo que reluce tiene porque ser oro.

Anoche entre tantas llamadas y proposiciones quería comerme el mundo y así fue. He decidido dejar de beber tanto, porque no es plan de preocupar a mi pequeña Mariangela, y que quiera venir a recogerme a Tirso de Molina porque la llamo borracha perdida y le hablo en mil y un idiomas, de verdad que dejo de beber tanto porque hoy al ver dónde he amanecido se me ha caído un mito muy grande, encima no encontraba mis cosas y me ha dado por reír cuando he abierto los ojos. El próximo día me quedo a desayunar sin pensarmelo dos veces.

Llevo todo el fin de semana sin ver a Maura, estoy preocupada, si la ven por la calle, díganle que la queremos y que vuelva pronto a la Casa Roja, aunque quizás es mejor que no vea la mierda que se acumula en la cocina porque eso de cocinar y limpiar no parece que terminen de ser términos que puedan ir juntos a todas partes. Maura ha muerto a manos del fantasma del culete, el cual persigue a Mariangela sin descanso o quizás ha sido asesinada por La Camorra. No lo se, pero estoy preocupada.

Me voy de compras con Mariangela a Fuencarral. Adoro dominguear el primer fin de semana de mes =)

Desde hoy, de brunch a beer y tiro porque me toca...

Escrito en , | Dejar un comentario

Sábado tarde ...

Porque al leer tu sms me da un vuelco el corazón y se que jamás podré olvidarte.
Porque duele y enamora al mismo tiempo, y es que no puedo evitarlo, te quiero y no sentirte cerca me araña el corazón cada vez que los rayos de luz en Madrid me enfocan sin más.
Porque te extraño demasiado y no puedo engañar a mis ojos otro día más.
¿Qué hago conmigo?


Escrito en | Dejar un comentario

Mi primer día

Llegas a clase con la ilusión de estrenar tus nuevos bolígrafos y cual es mi sorpresa al encontrarme a un profesor que se dedica a hablar del oficio del periodista como si fuese el cáncer de las profesiones mientras Olaia y yo permanecemos perplejas ante semejante percal y sobre todo, cuestionandome verdaderamente si me vale la pena seguir estudiando.

He de decir que desde ese mismo momento he perdido el curso de la clase puesto que me he enfrascado en este escrito de lleno y obviamente, he empezado a divagar y reflexionar sobre la idea de dedicarme a la prostitución, comercio de esclavos, drogas o semejantes negocios tan fructíferos en este país y que tanto dinero aportarían a una cuenta corriente que parece tener una fuga, puesto que la crisis económica toma fuerza y también, porque está visto que ya ni ser obrero tiene futuro con los problemas inmobiliarios que inundan España.

Pero no he de preocuparme porque mi carrera NO me sacará de pobre y estoy destinada a negocios ilegales los cuales, mientras no termine en la cárcel tampoco me desagradan demasiado, todo sea por la economía familiar, porque "la famiglia é la famiglia", como diría El Padrino, y desde luego yo me niego a ser becaria del periódico La Farola, porque para mi sólo existe Vogue, aunque la gente se ría de mi y diga que deje de una vez las drogas.

Después de todo ello, he decidido transcribir algunas de las "joyas" que mi profesor, el recién bautizado como Sr. Black Gay, ha soltado por la boca:
"El periodista posee las tres D: divorciado, depresivo y disómano".
"Pierden sus principios por el dinero".
"Sus trabajos son basura y jamás llegan a conseguir altos sueldos".
"Nunca han de fiarse de sus compañeros puesto que son como animales carroñeros"
Sinceramente, estoy ya demasiado cansada de tanta gilipollez porque desde que comencé Periodismo, siento brutalmente que todo profesional de esta rama intenta quitarte la ilusión a hostias sin más y me hace replantearme como gente de esa estirpe sigue enorgulleciendose de decir que son profesores de Periodismo cuando ellos mismos se encargan de despretigiar la carrera.
¿Por qué tienen tanto miedo?
¿Por qué fomentan la competitividad?
¿Por qué son tan capullos?
Sr. Black Gay eres lo menos porque no se puede jugar con las ilusiones de personas que desde la infancia han soñado con todo esto. Porque comienzo a creer que el Periodismo está en crisis por el pesimismo que los profesionales inspiran a las juventudes deseosas de comerse el mundo y porque somos alumnos y no emo's dispuestos a quitarnos la vida, por ello le agradecería que se dedicase a educar nuestras mentes, empaparlas en ganas de investigar, superarse, curiosear y no a hundir nuestras aspiraciones.

Bienvenida a Universidad Rey Juan Carlos I, Periodismo, curso 2008/ 2009.

Escrito en | Dejar un comentario

De medicamentos, pasajes y calderilla

Lo sé, es muy triste estar tan deseosa de cobrar y a la vez tan narcotizada como lo estoy yo. Tener fiebre y no estar cerca de mi mamá para que me cuide hace que confie en los remedios farmacéuticos de mis compañeras de piso y que termine tomándome todas y cada una de las pastillas que me han recetado amablemente y que funcionan contra la fiebre, congestión nasal y malestar general, según ellas.

He desistido de ir el primer día de clase, eso es empezar bien el curso y lo demás tontunas variadas, pero aún tengo papeleo que resolver como el pasaporte caducado que reluce cada día que lo veo encima de mi mesa, la tarjeta de sanidad puesto que sigo sin tener médico en Madrid al que pedir las necesarias bajas médicas para mi trabajo y como no, hacer la compra porque mi malestar empiezo a pensar que es por la mala vida cocinera que llevo.

Deliro de la emoción que me produce imaginarme estar en SkyScanner dando al botón "Siguiente" como una obsesa maníaca con dinero a la que le quema en los bolsillos. Mis fechas han sido fijadas, no diré nada más. Porque la emoción me inunda a pesar de la fiebre y del malestar que tengo, me recuerdo a un trapo viejo.

Después de mucho reflexionar, mi casa puede ser dos cosas, un campo de batalla a la hora de cocinar o una incubadora perfecta para enfermedades víricas, aunque a mi me da en la nariz que Maura, Mariangela y yo somos víctimas de un mal de ojo (véase maldición gitana) puesto que es mucha casualidad que las tres nos pongamos malas a la vez, aunque quizás es cosa del cuarto de baño, de la polémica cafetera , o no se, es todo muy enigmático y poco conciliador por todo lo que compartimos, aunque no me importa realmente. Acaba de pasar Ana por el pasillo diciendo que va a tomarse un Neobrufen porque se encuentra un tanto "constipailla", así que otra que se apunta a la moda de los remedios caseros de la abuela, del farmacéutico que ejerce de médico y de las compañeras de piso que se automedican con mucho arte.

Con ésta, es la sexta vez que miro si me han ingresado la nómina en la cuenta corriente y también, la sexta vez que mando a tomar por culo a la empresa. Siento estar agresiva hoy, pero la fiebre me confunde. Además, es tarde, me voy a dormir ya, espero que mañana se cumpla eso de: "A quién madruga, Dios le ayuda" porque muchas cosas me he propuesto yo hacer y ya me conozco.

Escrito en | 1 Comentario

Buscador

Swedish Greys diseñado por Nordic Themepark y modificado por Marta Cañizares para "La niña de las sombras".