Archivar como 2010

2010 dramas para no dormir

Cuestión de horas me separan de un nuevo cambio de calendario. Mismo sentimiento de confusión. Nuevos dramas y aficiones por descubrir. No hay grandes cambios para un margen de error tan ridículo. Cualquiera podría vaticinar ciertos acontecimientos futuros. La ley de Murphy siempre está acechando.

Ha sido un año difícil, tenso y turbio a partes iguales pero la cuestión es otra muy diferente. En estas fechas, siempre me gusta atestiguarme tanto como realizar promesas que olvidaré conscientemente a lo largo del año.

En definitiva, mantengo siempre una gran expectativa con la posibilidad de un nuevo patrón anual donde el drama ocupe su lugar privilegiado. Nos guste o no, es característica imperturbable de nuestras vidas. Un aliciente más para una aventura que relatar a nuestros nietos.

Son muchas las personas que opinan sin conocer, que apuñalan con bonitas sonrisas y como no, dejan de mirarse en el espejo olvidando así, que la paja no sólo se encuentra en el ojo ajeno.

Si he sido buena o mala persona, enemiga ejemplar, turbia o todo lo contrario, a día de hoy, me importa más bien poco.

Lamentablemente, no me arrepiento de ninguna de mis acciones. Tanto buenas como malas. Sería absurdo pedir perdón al haber sido ya realizadas. Como diría Mr. Potato: "a lo hecho, pecho".

La vida es así. Suerte en el 2011.

Escrito en | Dejar un comentario

Carreteras de mala muerte

El problema es que tiene la cabeza entre Valdepeñas y Ciudad Real. Aunque soy mas bien de la opinión de que sigue buscando algo en alguna carretera de mala muerte. Quizás su dignidad o cordura. Olvidada por viajar en moto a gran velocidad sin percartarse del uso obligatorio del casco. Su vida no siempre ha sido así pero lleva algún tiempo preguntándose dónde están las indicaciones del camino.

Posiblemente, se encuentre en algún lugar intermedio con nombre de pueblo impronunciable para algunas lenguas. Se refugió de la tormenta en aquella casa derruida y resultó estar llena de personas que sujetaban con sus propias manos sus moribundos corazones. No era la única en aquel lugar. Sintió pena pero no le dio tiempo a llorar. Supo encontrar la salida de emergencia y huir.

Le gusta la velocidad y siempre que puede, la siente todo lo cerca que le permite su vida. En su llavero, una frase que aún se lee: "Tutto è un passo verso un destino ignoto".

Antes de volver, hizo una última parada. Cogió sus trozos y los tiró al río. En su bolsillo, guardó un único pedazo descolorido. Porque hay cosas que nunca la abandonan y siempre las recuerda cuando la adversidad llama a su puerta. "Ya no pueden hacerme más daño" se repetía una y otra vez con una sonrisa dibujada en la cara.

Ahora dice que quiere visitar el Valle de los Caídos y siempre dijo que al entrar en una iglesia se prendería fuego sola sin más, con eso de ser una enferma ante los ojos de Dios. En efecto, ha perdido la cordura pero no su negro sentido del humor. Las cosas no deberían cambiar tan rápido si gustan a nosotros mismos.

AqueductHardcore Days & Softcore Nights

Escrito en , | 1 Comentario

Adiós amor mío

A través del cristal me despido silenciosamente de Madrid. Sonrío y digo entre dientes "hasta pronto". Contenta pero con algo que se muere por dentro. Respiro y cierro los ojos. El suave balanceo me duerme. Todos los que me acompañan permanecen en silencio pero ninguno conoce mi nombre.

Viajo a 269 km/hora pero las sombras me encontrarán sin problema. Saben que huyo en busca de cierta claridad. Ellas son de la noche y nosotros violamos sus reglas con tan salvaje y reconfortante viaje.

Inesperada bomba de humo, la mía. Ansiadas ganas de respirar. Necesidad inaudita de huir a un lugar conocido. Anhelo de olores familiares y andar descalza en mi propia oscuridad. Segura y precisa como quién conoce el esquema tras 19 años observándolo.

Centenares de luces se alejan y pasan fugaces en la oscuridad de la noche. Me queda poco para llegar. Lo se. La gente respira tranquila y la tierra huele de otra manera. Aquí no hay relojes ni prisas. He llegado donde el aire puede saborearse. Si, por fin, en casa.

Adiós amor mío.
Buenas noches, Ciudad Real.

The New AmsterdamsBeautiful Mistake

Escrito en , | 1 Comentario

Vaho navideño


Siempre me gustó el vaho en el cuarto de baño tanto como a mi madre repetirme que dejase de pintar con el dedo. Tengo 23 años. No he dejado de hacerlo. Es mi momento preferido tras la ducha. ¿Por qué iba a dejar de garabatear en el espejo? No lo entiendo.

Si la máxima autoridad, que es CSI Alicia, no ha conseguido quitarme tal vicio y mucho menos, otros que no voy a nombrar. ¿Quién te crees que eres tu para conseguir tal proeza con otros menesteres?

Escrito en , , | Dejar un comentario

Pastillas contra el dolor

Recuérdame que no vuelva a hacerlo. Que evite las ganas. Que omita las verdades. Que me las coma, una a una, como pastillas. Que no hay mayor mentira que un amor infundado en algo pasado. Que olvidarse a tiempo es tan sabia decisión como quién sabe cortar por lo sano. Que bebo y me obligo. Que trago y olvido a marchas forzadas lo que tu podrías haber sido.

Ismael Serrano – Recuerdo

Escrito en , , | 1 Comentario

El caso Naranja

El nacimiento es el origen, el principio de todo.
Lleno de esperanza, abre un mundo de posibilidades.
De nosotros depende hacia donde nos llevará.
-Pero el tiempo jugará o no en nuestra contra-


Hilos invisibles. Movimientos silenciosos. Actuaciones forzadas por un actor que siempre supo dirigir mejor sus propias venganzas. Desgraciadamente, tu conversión a títere no dice mucho de lo comentas ser.

Sentada en mi puesto de trabajo, observo su segunda función en menos de 48 horas. Magia y malabares de su auténtico circo personal. Otra cosa más que añadir a su larga lista. Estoy segura que aún nos queda mucho con lo que deleitarnos.

La tranquilidad que se respira sólo consuela a unos pocos ingenuos. Lo que mis ojos ven, compartido por otros tantos, no convence e inquieta demasiado.

Diciembre siempre trae acción a las empresas de la misma manera que las cestas de Navidad, la incesante búsqueda de ibéricos en un mar de turrones sin sentido.

Es cuestión de tiempo que rueden cabezas. La veda ha quedado abierta y no nos percatamos que es temporada alta. Deberíamos prestar atención.

Preocuparse es tener precaución y ésta, a su vez, se consigue a base mirar a unos y otros a la espera de esquivar el golpe maestro. La inmortalidad es algo imposible de alcanzar bajo un contrato firmado.

AFIMiss Murder

Escrito en , | Dejar un comentario

Aromas

- Dios! Hacía años que no lo sentía tan cerca.
- ¿Cómo dices?
- Tu perfume.
- ¿Lo conoces?
- Si. Conozco tu fragancia. Pensaba que nunca volvería a olerla.
- Me alegra que te guste.
- Que va, sólo trae recuerdos.

Escrito en , | 1 Comentario

Silencio, por favor

¿Cuántos metros nos separan? Diría que los justos y necesarios par no encontrar tu mirada directamente. A veces, un alivio. Otras muchas, la peor de las desgracias.

Me ruborizo pensando en lo fuerte que late mi corazón y lo audible que se vuelve en este silencio alterado por pisadas y algunos otros ruidos que carecen de importancia.

Todos se miran pero nadie habla. Tampoco nosotros pese a las circunstancias.

Me colapso entre millones de letras que pierden su sentido. Si, me abandono por momentos. Escribo sin querer y juego con mi propia mente. ¿Cómo expresar este extraño frío y calor?

Quizás nos conocimos en otra vida. En un lugar como éste. Lleno de susurros. Vacío de risas. Ventanas que dan al mundo y vitrinas con olor a historia.

Digamos que me hipnoticé contigo, que me tiré a la piscina con una numeración esperanzada y una cara sonriente. Sin mirarte a los ojos. Sin cruzar palabra.

Posiblemente, mi mano decidió el destino de mi aventurada vida una vez más. Rápida y fugaz. Temblorosa y silenciosa. Como las cosas buenas, que llegan sin rozar ni alterar pero que trazan mensajes inexorables en el tiempo.

Y aunque mi curiosidad no cese, es hora de cerrar mi blog. Suspirar por última vez y olvidar lo preciosa y enigmática que me resulta tu letra en el papel cuadriculado.

Escrito en | Dejar un comentario

Tostadas de positivismo

Levantarme con tu olor. Observar tus movimientos y pasos sigilosos desde la cama. Despertar con dos problemas menos en la cabeza. Despedirse con un beso rápido, somnoliento e inesperado. Sonreír por mi buen humor y disfrutar de la mañana al volver a casa.

No pienso bajarme de esta nube. No pienso preocuparme más. Llevo muchos años desperdiciados y quiero vivir. Esta vez estoy segura de querer hacerlo. A lo grande y contigo cerca.

Escrito en | Dejar un comentario

Vivamos como si mañana fuese el final

Estimada Leyla:
No eres la única complicada en este mundo así que deja de compadecerte. Yo, al igual que tu, debo dejar de pensar tantísimo las cosas. Activar mi chip "inhibidor" y vivir. ¡Qué sólo tenemos una vida y no hacemos más que desperdiciar el tiempo!

Creo que hoy es un buen día para sonreír sin más o al menos, para merendar dosis de indiferencia descomunal. Sí, hablo de "¡Salta valiente!" y punto final. Juraría que viste la película. Por lo que no habrá malos entendidos esta vez.

A la mayoría de personas decentes les duele que alguien importante se aleje. Se nos encoge el estómago cuando nos besa la persona que amamos. Nos sudan las manos o tartamudeamos cuando estamos nerviosos. Pero todo sigue en su sitio. Quizás un poco más a la derecha o a la izquierda. Todo es cuestión de la frecuencia con la que limpies el polvo de la estantería.

¿Qué decirte que no sepas ya de mi perturbada vida? ¿Una chica nueva? ¿Una quema de billetes de avión entre lágrimas? ¿Otra piscina vacía? ¿Una cicatriz más? Todo sigue igual que siempre. Eso es lo que me duele. La monotonía nos matará antes que nosotras a ella.

Sigo tras aquel muro con mis auriculares tatuándome estrofas de Dorian. Contando las horas para salir de esta apestosa pecera que me impide disfrutar del sol. Ya sabes que siempre fui como un girasol.

No estés triste. Prometo volver. Estoy segura que lo haré tan pronto como me libere de las arenas movedizas en las que me hallo. No te pido que me esperes. Sólo que recuerdes que, en otoño, siempre fui hoja que viaja al son del aire con demasiada arena en los bolsillos.

No me pidas que trate de alejarme de ti. Porque si sigo haciendo lo que hago es porque me gusta. Sí, te hablo de la arena. No tienes porque entenderlo hoy. Algún lo harás, sonreirás y pensarás "siempre fue una romántica empedernida".

Me gustaría contarte que últimamente odio las despedidas.

Melody Gardot – Your Heart Is As Black As Night

Escrito en , , , | Dejar un comentario

Hambre de piel

Mente y cuerpo se funden en un abrazo privado. Lejos de posibles miradas indiscretas. Oscuridad que ciega los ojos de dos siluetas próximas. Se detiene el tiempo y el ruido de la calle cesa por completo.

Respiración acelerada, caliente y tan cercana que acaricia el cuello. Palabras entrecortadas y susurradas a unos labios que aguantan las ganas. A duras penas. Hambre de piel.

Manos que miran e interpretan senderos. Dedos que exploran nuevas texturas. Caminos inexorables hacia una locura desenfrenada. Exhalaciones cada vez más fuertes. Hambre de contacto.

Movimientos acompasados, sucios y primitivos. Ropa que quema, que se destierra con desprecio a un rincón de aquella habitación y desata la furia de dos animales hambrientos. Ganas y más ganas.

Manos rápidas que se vuelven precisas y exigentes. Sudor que resbala por la frente. Gritos consentidos y enmudecidos en la almohada. Mordiscos que silencian palabras y tatúan las ganas aún contenidas en la espalda. Éxtasis compartido.

Sentidos cómplices del caos. Electricidad transmitida con las yemas de los dedos. Locura justificada y calor infernal que se mastica. Aliento que pide una tregua sin saber que el gusto aún está por llegar.

Escrito en | 1 Comentario

Ella

Caminaba con las manos en los bolsillos del abrigo. Leía citas en el suelo aunque nunca las terminaba. Sus zapatos mojados marcaban el paso de aquella silenciosa calle. Miró al cielo y no le gustaron las nubes de divisó. El sol comenzaba a desperezarse a través de sus gafas sucias. Entornó los ojos y sonrío mientras le decía a su cabeza palabras que sólo ella comprendería al día siguiente.

No se percató que ya era mañana.

Escrito en | Dejar un comentario

Otra noche más

"Anotaciones malditas en un móvil que sufrió por canciones olvidadas en una sala de fiestas de Madrid". Ése podría ser el comienzo de una noche tan pintoresca como la de ayer. Divertida y triste a partes iguales.
Sesiones con diferentes nombres pero con el mismo plan de negocio que la anterior: "Moderneo con alcohol de quemar y la lista de reproducción de siempre" como Kiss FM. Últimamente, lo divertido siempre lo encuentro fuera de los locales, dónde la gente puede hablar.

Las heridas escocieron con lo que llaman "oferta de dos copas por 15 euros", pero aprendí a sobrevivir a base de puñetazos en el estómago. Cantar cada una de las canciones como si fuese la última y sentir que no hay un mañana.
Sigo bajo mi nórdico. Bocarriba y a oscuras. Escucho música para resucitar y sin dudarlo, borro el contenido y breve título de la anotación. Escribo de nuevo. Cambio todas y cada una de las palabras. Rememoro mi noche y sonrío.
Noches de besos. Noches de números de móvil en muñecas ajenas. Noches de escalofríos. Noches de amaneceres en Gran Vía. Noches de reencuentros. Noches de Esperanto. Noches de ti, de mi y de otros tantos. Noches que nunca dejan de ser noches. Noches de París en mis manos. Noches de casualidad. Noches que se escriben solas y como no, producto del destino.

Escrito en | Dejar un comentario

Pepita de chocolate

Mañana traen el nuevo ojo de Pepita de Chocolate. Ha sido difícil conseguirlo y sobre todo, costearlo en un mes que hace aguas por todos los lados. Siempre me han gustado los retos. Así que tampoco supone un problema el hecho de pagar 129 euros por una pantalla LCD para que vea a todo color.

Recuerdo que era un día soleado y que la noche anterior, habíamos asistido a la fiesta Miss Moustache tras algunos intentos frustrados por incompatibilidad de agendas. Desde aquel día, Pepita no volvió a ser la misma.

Quedó ciega un viernes. Cuando el café y almorzar se vuelven franjas horarias complicadas de determinar. Yo cerraba los ojos y conversaba, animadamente, sin percatarme del dolor que ella sufría en silencio.

Mañana me gustaría pensar que todo habrá terminado y que Pepita de chocolate volverá a sentir toda la gama de colores recorrer sus delicados circuitos. En el fondo, su felicidad es la mía también.

Escrito en | Dejar un comentario

Palos de ciego

No voy a salir a buscarte, suerte.
No voy a intentar encontrarte, amor.
No voy a esforzarme en comprarte, felicidad.
No voy a saciar mis ganas, aliento.
No voy a creerte más, corazón.

Voy a quedarme en casa, que aquí, no siento tanta frustración.

Dorian – Veleros

Escrito en | 2 Comentarios

Las pecas de Noviembre

Mis sentimientos se agolpan en mi boca en forma de palabras frustradas y por las noches, las vomito para no caer en la tentativa de gritarlas. Se llama miedo lo que siento cuando mis horas de sueño me traicionan al cerrar los ojos. Entonces, me despierto sobresaltada al comprobar que sigo sola bajo mi nórdico y respiro profundamente. Todo sueño hoy, parece tan inalcanzable como lo fue ayer. No he aprendido a vivir en el suelo y mi cabezonería me lleva directa a las nubes. Soy consciente de la caída pero ni la realidad me hace descartar semejante idea. Y así ando hacia algún lugar, saltando los charcos como si cada uno de ellos fuese una pregunta que salpicará de lleno mi cajita de cartón.

Saosin – Bury Your Head

Escrito en , | 3 Comentarios

Labios de antes y no de ahora

Mis labios hablaban de amor. Los tuyos de espinas. Ambas tarareamos siempre la misma canción pero con letras diferentes y algo difusas. Labios de un "antes" y no de un "ahora".

Nunca dejó de ser un juego. El nuestro propio. Ése que nadie entiende. Sí, jugamos porque es lo que mejor se nos da. Mirarnos a los ojos y apostar alto. Más que la otra. Nuestro reto convertido en estilo de vida. Un capaz o incapaz personalizado.

Prendemos fuego Madrid. En ello, nos entretenemos. Mientras, tu boca se aproxima y yo pongo límites con los que juegas a tu libre albedrío. Discúlpame si no creo justo que tu estómago permanezca inerte y el mío genere ácido de sobra.

Se fue el momento. Alguna de nosotras lo observó mientras se escapaba en aquella playa. Nos escondemos en él y así, nos justificamos.
Así que ya no lo quiero, quédatelo. Sigues creyendo que nos salvaremos del tornado pero bien sabes, que no fue de lo que hablamos.

Las cosas han cambiado. La educación y el respeto ya no me valen. La electricidad me alborotó los pensamientos. No puedo negarlo. Me encanta apretar los dientes y sentir como recorre cada centímetro de mi cuerpo ese extraño escalofrío. Porque yo hablo de sentir algo que no puede explicarse. Gritar y sonreír después.

Simplemente, sentirlo y deleitarte con su brutal intensidad.

Los Piratas – Mirna

Escrito en , | Dejar un comentario

Problemas de matemáticas

Problema 1: Si en mi casa anoche entran tres compañeras de piso y al despertar, me cruzo en el pasillo con una chica que no conozco, vestida y que obviamente, no vive en la Casa Roja.

Responde: ¿Cuántas puertas de entrada secretas tiene mi casa? ¿Cuánta gente estima que puede estar viviendo de "costra" en el piso? ¿El casero realmente obtiene beneficios? ¿Soy la única que paga cuantía de alquiler?

Resultado: Escribir aquí la solución razonada.

Escrito en | 1 Comentario

Madrugar no es culpa mía

Se enfadó conmigo antes de tiempo. Yo, sin abrir la boca, sólo quería cinco minutos más ante un despertador con ganas de ruido y fiesta. Minutos no concedidos y sintiéndose víctima de todo ello, me gritó enérgicamente.

El drama estaba servido, el sueño mermaba mis sentidos y mis ganas de pijama aliadas con el nórdico. Estrategias somnolientas para un lunes de universidad caótico y absurdo. Deseos de oscuridad, de noche aún adolescente.

Entre tostadas de bostezos con legañas y cucharadas de lunes, la reconciliación tardó más de lo que yo misma estaba acostumbrada en relaciones anteriores. No se puede discutir con quién duermes todos los días porque nunca es productivo. Nunca es siempre nunca.

Se que me he equivocado, nórdico de mis amores. Perdóname por rechazar tu abrazo otras cuatro horas más para darme cuenta que luego, sólo hice el paripé en la universidad.

Pnau – With You Forever

Escrito en | Dejar un comentario

Sombras


A veces me sorprendo pensando en ti.
Surge la confusión,
el miedo me saluda
y las sombras se ciernen sobre mi.

Escrito en | Dejar un comentario

Sangre

La sangre cae por mi labio superior y se precipita contra el escritorio. Crea curiosas manchas que toco con el dedo y altero sin piedad. Un cosquilleo en mi nariz da paso a una nueva gota. Plof. Más sangre. Mis manos están manchadas y ni me molesto en buscar un pañuelo.

Lágrimas que se apoderan de mis ojos y se unen a la fiesta. Nada importa. Tarde o temprano, tendré que limpiar toda esta sangre. Aunque lo único que deseo es tumbarme para intentar dejar de pensar cuánta derramaron los demás por mi sin yo saber.

Blood Red Shoes – Don't Ask

Escrito en | Dejar un comentario

El aire

Yo me enamoré del aire sin querer. Fui consciente en el preciso instante que lo vi bailar sin miedo y acariciar mis oídos con palabras que hablaban de fragilidad.

Revolvió mi pelo y consiguió dibujarme una tímida sonrisa. Escalofríos con la levedad de la suave sensación de sus yemas en mi piel. Sonidos que se precipitaron al vacío de la noche desde aquel acantilado que no he vuelto a visitar por miedo a ser deslumbrada aún más.

Momentos. Únicos y desperdiciados. Pasado y posible futuro dudoso. Presente disperso y cercano de aquel recuerdo. Yo sigo fascinada con el aire pero voló lejos. Es su fluir el que a veces hace daño.

Quizás mejor así. El aire siempre es aire. No puede ser embotellado ni conservarse en tarro de cristal. El aire es suerte que toca. Él decidirá si quedarse o no para mecerte en tus noches de eterna quietud.

Bebe – Cuidándote

Escrito en | 1 Comentario

La galleta de Leyla

Una caja de poleo menta que guarda un tesoro. Minidosis de suerte y felicidad en un miércoles caótico y acelerado. Suerte de la que no abunda. Sonrisas que corroboran una sorpresa anhelada. Suerte. Suerte. Suerte. Recuerdos de conversaciones. Posible verdad escrita en galleta de la fortuna. Un quizás con tinta roja y números que dan algo más que esperanza. Se llama suerte y su guardiana, Layla. Única e irrepetible. Suerte con olor a menta que se mastica y gusta. Dosis de oxígeno soñador y bien avenido en una cabeza llena de fragilidad.

Me siento afortunada pero debo decir: "suerte". Mañana debe pertenecerme. Millones de gracias.

Escrito en | 2 Comentarios

Tu pregunta y mi respuesta

"Nunca me he creído eso de que la vida imita al arte, es una boutade que ha hecho fortuna porque es facilona, la realidad supera siempre la imaginación, por eso es imposible escribir determinadas historias, pálidas evocaciones de cuanto ocurrió realmente. Pero dejémonos de teorías, la historia te la cuento de buena gana, pero si quieres escríbela tú, porque tienes una ventaja sobre mí, no conoces a quien la vivió. Creo haber comprendido una cosa, que las historias son siempre más grandes que nosotros, nos ocurrieron y nosotros fuimos inconscientemente sus protagonistas, pero el verdadero protagonista de la historia que hemos vivido no somos nosotros, es la historia que hemos vivido".

Antonio Tabucchi - El tiempo envejece deprisa

Escrito en , | 1 Comentario

Imyosut

Así termina todo y nada. Sombras que se mueven entre las sombras. Dudas que entristecen. Miedos que se hacen presentes. Fortalezas contra la inseguridad. Tu inseguridad. Pensamientos triturados por máquinas de papel. Silencios que envenenan la sonrisa. Tu sonrisa. Juguetes olvidados en una fábrica clandestina de felicidad artificial. Lluvia que moja más de la cuenta. Patitos de goma que chapotean en lágrimas. Palabras sin sentido ocultas bajo la cama.

Escrito en , | 3 Comentarios

Dijo "su-er-te"

La suerte es un fluir con la que sólo unos pocos son agraciados. Otros muchos, sin embargo, no pueden hacer nada por alcanzarla. Llegan a rozarla ligeramente pero con esa misma fragilidad, se marcha. Ella es quién elige a la persona y a veces, es cuestión de esperar tu turno. Quizás nunca llegue o quizás, nunca se marche.

Me han comentado que a menudo, suele deambular y toparse con la gente. Desaparece pero siempre vuelve, envolviéndolo todo. Creando sensaciones jamás pintadas. Si, la suerte es así, como un escalofrío que te hace cosquillas. Parecido a un último aliento antes de caer en las sombras para siempre. Un grito que rompe cristales y saca tu furia positiva "materializada".

Hoy, la tuya me ha hablado en voz baja y también, ha sonreído cuando le he agradecido todo lo que ha conseguido en tan poco tiempo. Ahora te imagino pellizcándote cada tres segundos porque no hay quién te saque de semejante burbuja.

Y dime, ¿cómo te sientes cuando algo se mueve en tu interior de esa manera?

Escrito en | Dejar un comentario

S(ms)uicidio

Muere adolescente caducada con pantalla de Microsoft Office Word abierta. Su última línea escrita, una confesión: "Demasiado colapso para una mente de cartón. Para mi entierro, quiero sonrisas, mojitos, colores alegres en la ropa de la gente y esta canción. Volveremos a vernos, os quiero".

Coldplay – Trouble

Escrito en | 2 Comentarios

El caos de la felicidad

Digamos que te has vuelto adolescente y yo, sinceramente, alucino con todo ello. Te pregunto. Me respondes. Tu sonrisa patente y mi mundo en calma. Todo tan ajeno a mí que no entiendo porque sentirme así, orgullosa de ti.

Mi orden desaparece y sentada en la cama, admiro todo este caos que has creado sin yo alterarme lo más mínimo. Los restos de tu tornado. Tu plancha del pelo tirada en el suelo. El móvil escondido en alguna parte. Una toalla en el picaporte. Una zapatilla en busca y captura de su compañera. Una maleta que no quiere volver.

Soñamos despiertas y hablamos dormidas. Un futuro que no llega, que me fatiga y me hace perder la compostura. Nos prestamos la paciencia para seguir caminando y en el horizonte, no hay nada aún definido.

No quiero llorar pero tengo algo aprisionando mi garganta. Hacía mucho tiempo que no me sentía así y me alegra saber que algunas personas llenan huecos que jamás quise compartir después de tanto drama vivido.

"Me gustaría no sentirme así, tan llena de "todo".
La caída y el echar de menos no tardarán en llegar.
Gracias por estos días, te espero en Madrid".

Creo que no podrías hacerte una idea de las malditas ganas que tengo de preguntarte por si has cerrado el gas. No me entran ni en el pecho.

Escrito en , | 2 Comentarios

El tiempo me hace fuerte

Se me acabaron las buenas y malas palabras, querida. Te agradezco ese orgullo de "malafollá" que siempre tuviste. Yo, en cambio, intenté tener más delicadeza y cobardía para algunas cosas aunque también, reconozco que me equivoqué en ocasiones.

Sin embargo, problemas no tuve para pedir perdón. Me pregunto si conocerás el significado de esa palabra ya. Estoy segura que en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española aparece y da un significado de lo más amplio. Dudas no te quedarán.

No tengo mucho que decir pero te perdono por marcharte sin despedirte. ¡Con lo educada que siempre fuiste! Me tranquiliza saber que, posiblemente, eres consciente de que tensaste la cuerda y yo me cansé de ello. Tu juego.

Tu retorno a casa tras el Erasmus, fue mi vuelta a la tortilla y nunca mejor dicho. Pensé que nunca sería capaz de escribir algo así pero hoy, me apetecía trastocar las cosas tanto como el tiempo lluvioso que amenaza.

Ha sido un año tranquilo, ameno y alucinante. ¿Sabes? He vivido. Si, como te lo cuento. He vivido y ahora, la verdad es que no se me da del todo mal. Ya no tengo ataques de ansiedad y supongo que básicamente se debe a la ausencia de presión.

Atrás quedaron las canciones de Vetusta Morla, tus invitaciones para que te acompañase a planificación familiar, llamadas trasnochadas con absurdas promesas y egocentrismos consentidos.

Ayer celebré mi primer año de libertad. Hoy, un día después, sigo respirando tan bien como días anteriores. He recuperado hasta la ilusión y como soy una nostálgica, he recuperado una canción para recordarte por última vez.

Don McLean – American Pie

Escrito en | Dejar un comentario

Las niñas de las becas

La Casa Roja vuelve a ser tema de conversación candente cuando un año académico da comienzo en las diferentes universidades de Madrid. Considero que es asombroso que siga en este piso. Aunque la verdad es que tener el circo con tan sólo atravesar la puerta de mi habitación es un lujo no al alcance de todos.

Sin más preámbulos, paso a dar a conocer a las que serán mis nuevas compañeras de piso:
Habitación 1. Laura: vive en Londres y es Erasmus en Carlos III. De momento, la pobre mujer ya ha tenido fiebre y como diría mi madre: "eso es por andar descalza". El termómetro que le dejé no se si lo usó en la axila o la boca porque la nota de "lo he lavado mucho para no estar tu enferma" no me aclaraba demasiado. Está mejorando su castellano a base de yo hablarle en indio.

Habitación 2: Servidora, la niña de las sombras (saludos cordiales a "Bocachotis" y "Chorifloris").

Habitación 3. La "alemana": desconozco su nombre y todo lo que concierne con su persona. Creo que no sabe lo que es tener sentido del humor. Además, vive retransmitiendo desde Skype. Esta conclusión la he sacado tras oírla en numerosas ocasiones hablando a voces en su habitación. En definitiva, da un poco de miedo.

Habitación 4. La "francesa": hoy será su primer día en la Casa Roja pero por experiencias pasadas y viendo la cara de escéptico de Carlitos (el portero de mi edificio), hemos decidido que será una inquilina a estudio. Tan sólo hay que ver, oír y callar en la cocina mientras nos deleite con su arte culinario porque "el limpiar" vendrá detrás.

Habitación 5: Aún no la han alquilado.

Habitación 6. Costanza: es italiana y eso ya de por sí, enamora. Pasa sus veranos en Ibiza, trabajando en Amnesia como Relaciones Publicas y ahora, es Erasmus en la Autónoma. Sabe cocinar risotto y es fumadora. Las casualidades de esta vida hace que ella sea de Torino y que tengamos "amigas" en común. Estoy encantada por volver a cruzarme con una italiana en este piso.

Habitación 7. Marta y Cristina: son hermanas, de León, demasiado educadas y correctas para mi gusto. En definitiva, son chicas "pop" pero sin el moderneo de Zahara. Tan amables y ñoñas que no las imagino volviendo a casa más ciegas que un gato de escayola. ¿A destacar? Creo que de momento nada, pero el rollo drama familiar que puede surgir es apoteósico.
Éste será un buen año.

Escrito en | 1 Comentario

¿Cara qué?

Le miro de reojo y no consigo reconocerle. La última vez que me despedí de él, llevaba gafas de pasta y unas bonitas Vans. Soñaba con ser tatuador de tubérculos y hoy, ha llegado con esta guisa a casa. Cuando le he preguntado el motivo de tal indumentaria, me ha dicho que ha encontrado su vocación y que quiere ser carabinieri.
De acuerdo que me encanta Italia y no le ha dado la pájara de ser Guardia Civil, pero compartir habitación con la autoridad son palabras mayores. Empiezo a sospechar si mi madre, CSI Alicia, tiene algo que ver en todo esto.

Los Punsetes – Dos Policias

Escrito en | 5 Comentarios

Oviedo miedo

Atravesar un túnel y tras él, no encontrar paisaje alguno. La niebla ha envuelto hasta el más mínimo detalle pero deja ligeramente visible un cartel en el que un escudo anuncia la entrada en el Principado de Asturias.

Me siento aliviada. Respiro tranquila pese a que aún quedan kilómetros que recorrer. Siento lejos Madrid y también, cualquier pincelada de miedo. Sonrío. Se que al bajar de este autobús de la muerte, me abrazarán fuerte y con ganas. Ha sido un viaje con frenazos y numerosos pitidos para no llevarse a otros coches por delante. La verdad es que todo ha resultado un poco más circo que la última vez.

El conductor parecía sacado del mismísimo Grand Theft Auto conduciendo un autobús robado de la Estación Sur de Madrid. Hay que destacar sus grandes reflejos para frenar un segundo antes y evitar comerse la barrera de la autopista de pago. Así que el hecho de pisar tierra firme ha sido una escena cual Papa Juan Pablo II.

Pero no importa, conseguí volver a Madrid sana y salva tras un fin de semana rabiosamente espectacular con algún que otro reencuentro inesperado. Mi madre siempre dijo que era una niña de culo inquieto así que no descarto próximos intentos de suicidio a Oviedo.

Escrito en , , | 2 Comentarios

Misiones de alto riesgo

El avión de Srta. Guerra aterrizó ayer en la península. Después de un verano de infarto para ambas y alguna que otra mención nostálgica a pasadas aventuras nocturnas con sus correspondientes "te echo de menos" alcoholizados, por fin había llegado nuestro esperado reencuentro.

Atrás quedó un año de noches domingueras, festivales que nos partieron en dos, antros de corrupción, dulces de leche y como no, guitarreos y partidos callejeros improvisados. El ruido siempre nos hizo enloquecer y nosotras lo creamos para dominar un arte secreto.

La Srta. Guerra ha sido engañada, sin maldad, por la faceta "lianta" de servidora en muchas ocasiones. Luego, sucumbió a mis encantos y se convirtió en aliada de propuestas descabelladas. Nunca vi una mala cara sino una sonrisa de complicidad. El resto siempre fueron ganas.

Ella es mi alma gemela en el arte del "festivaleo" y es que recuerdo que en más de una ocasión, hemos terminado tan ciegas como dos gatos de escayola. No se cuando comenzamos a fluir de esta manera pero la verdad es que este año nuestras vidas correrán peligro con nuevas arriesgadas misiones que afrontar.

Siempre me comenta que relate la noche en la que habíamos quedado para tomar, tranquilamente, unas cervezas en Lavapies. Siempre me he negado a ello. Quiero quedarme con la idea de que sólo ella y yo sabemos de buena tinta y en primera persona que se siente al llegar a Chamartín tras un paseo en Metro y terminar en un festival de drum'n'bass hasta horas poco prudenciales para la salud de cualquiera.

¿Preparada? ¿Lista? ...

Escrito en | 2 Comentarios

Pinta&Colorea

He diseñado sus páginas en servilletas y hojas de Moleskine. Me he acostado intentando encontrar una solución a los diferentes problemas que surgían de imprevisto. He revisado numerosas líneas de código intentando que mis "trazos" fuesen tan exactos como los tuyos.

Durante meses he convivido con una carpeta llamada "Pintamonadas" en el escritorio de mi ordenador. Reconozco que a veces sentí que no cumpliría mi promesa pero la cabezonería ha sido una fiel compañera.


Admito que he conseguido mantener la calma a duras penas y es que, la Srta. Pintamonadas, casi acaba con mi paciencia con sus bohemios plazos de entrega. Aunque también tengo que decir, que todo queda olvidado con la primera vez que tecleas: "www.pintamonadas.com" y ves como todo fluye.

Me siento orgullosa de mi creación, la tuya y porque no decirlo, nuestro primer proyecto que sale a la luz sintiendo como Pinta&Colorea podría tener una fuerza implacable. Ahora, sólo nos queda lo más difícil y arriesgado.

Gracias por ayudarme a sonreír con una locura que surgió en un Paint cualquiera :)

Escrito en | 2 Comentarios

Buscando al gaitero

Me han entrado las prisas y ahora, aprovecho los fines de semana para huir de Madrid como si esto fuese el Apocalipsis. Hago maletas inesperadas, deprisa y corriendo. Planifico viajes por Europa y preparo mi nueva Moleskine como única bitácora de mis viajes.

Si hace una semana mi estado de Facebook era: "de viaje, de retiro espiritual, de viejos amigos, de remojo en piscina, de musicón y como no, de yerba que se fuma. No me esperen levantada, gracias". Esta semana se convierte en: "de viaje, de retiro casi espiritual, de chaquetillas de punto y como no, de sidras que aturden los sentidos. Déjenme las llaves bajo el felpudo :)".

En definitiva, he activado mi modo "Labordeta" y no lo pienso desactivar hasta que encuentre a Wally, a su novia Wanda, al mago Barbablanca, y por supuesto, el maldito pergamino.

P.D: El 23 de septiembre es fiesta Miss Moustache y no, no pienso faltar :)

Escrito en , | Dejar un comentario

El síndrome "no vacacional"

Llevo todo el verano sin vacaciones. He olvidado el significado del término "estrés post-vacacional" y el sol lo he visto en la piel de otros compañeros de trabajo. No recuerdo cuando fue la última vez que sentí la arena de playa en mis pies y esa humedad que te hace sudar sin consideración alguna.

Siento que por un puente de cuatro días, mataría de la misma manera que alguna famosa (véase Belén Esteban) lo haría, sin reparo, por su hija. Eso es amor al igual que yo suspiro por desaparecer unos días de mi empresa y dejarme enrojecer como una guiri más en la playa.

He masticado el calor de Madrid. He llorado de la emoción con repentinas tormentas de verano y he soñado con aire acondicionado durante estos tres meses. Ahora, rezo por la llegada del otoño.

Escrito en | Dejar un comentario

Peligros de la vida moderna

Las drogas, las infidelidades, el amor no correspondido, las mentiras, las inseguridades, el miedo, el deseo, las ataduras, el querer y no querer, el querer y no poder, lo fingido y lo exigido, lo que llaman imposible y así un sinfín ...

Escrito en | 3 Comentarios

To: "You"

Noche oscura. Noche extraña. Noche de invierno adelantado. Aire que enfría. Aire que despeja la pesadez de días anteriores. Aire que respirar. Aire que se cuela por el patio interior al que da mi ventana. Aire que reproduce ruidos imposibles. Ruidos propios de la costa. Ruidos de mis propias olas en la ciudad.

Escrito en | Dejar un comentario

From: "Martita"

Nunca quieres regalarme los oídos pero inconscientemente, lo haces a menudo. A veces a gritos y otras muchas, a regañadientes. Cada uno de tus empujones, por sacarme de la cuneta, son esfuerzos que jamás sabré agradecerte.

Me imaginas sentada en un sofá con una copa ancha entre mis manos. Saboreando una soledad felina cargada de éxito. Discúlpame si soy demasiado escéptica y pienso que pensamientos tan positivos tienen fecha de caducidad.

Yo, por mi parte, te imagino risueña al comprobar de lo que he sido capaz. Si, he superado el reto de mi inspiración torcida. Últimamente, no se si cocino un plato aún por bautizar o mi propia muerte elaborada.

Ahora mis dedos teclean las mismas palabras que acariciarán tus enigmáticos ojos. Mientras siento que por fin, mis manos recobran la fluidez de tiempos pasados y que fue perdida semanas atrás.

Gracias por retarme.

Escrito en | Dejar un comentario

Aires de autodestrucción

Madrid es una ciudad demasiado pequeña para la gente que corre. La turbiedad gana terreno. Poco a poco, con cada respiración frustrada, se acerca. Escóndete. Huye. Si te alcanza, estarás perdido. Porque cuando lo consiga, se meterá dentro de ti y deberías echarte a temblar.

Escrito en | 2 Comentarios

¡Feliz cumpleaños!

Le apadriné hace unos días porque su sonrisa me cautivó. Tras aquella urna de plástico, mi corazón se encogió poco a poco y con sólo guiñarme un ojo, me transportó a mi infancia más absoluta. Le adoro, él lo sabe y eso le hace muy feliz. Además, hoy me sorprendió al llegar a casa con un bonito post-it.

Escrito en | 6 Comentarios

Tiempo y años

Mañana me levantaré de la cama de la misma manera que todos los días. Es posible que tarde un poco en reaccionar por el sueño acumulado pero pese a ello, encenderé a Gamusino, mi ordenador portátil, sin dudarlo dos segundos.

Últimamente, Gamusino ha sufrido alguna que otra desfiguración debido a su avanzada edad y mi poca paciencia. Se que tiene los días contados pero no por ello, es más fácil la despedida. No es el único que cumple años en esto llamado vida.

Rituales. Tradiciones. Hábitos eternizados que determinan mis mañanas, días y años. Algunos se convertirán en auténticas drogas y otros muchos, en simples actos para guardar la calma tanto en días claros como oscuros.

Desayunar a tientas. Ducharse con agua muy caliente. Elegir vestimenta. Anotar las cosas en mi Moleskine. Colocar los objetos en su bolsillo correspondiente. Cambiar las sábanas todos los lunes. Mirar la hora, de manera obsesiva, cuando van a dar las diez de la noche. Colocar las perchas en la misma posición...

Manías o no de un orden caótico establecido en mi propia mente. No siempre responden a mis verdaderas necesidades pero funcionan para que, un año más, mi faceta de equilibrista fluya como un reloj incansable.

Escrito en | Dejar un comentario

Pantallazos de realidad


Busco una droga que me transporte a lugares donde la felicidad se come con las manos y las manchas se consideran divertidas heridas de guerra. Busco ese sueño imposible de alcanzar para no despertar jamás y quedarme a vivir en él. Busco a esa niña que apareció un día frente a mí y terminó alejándose con el baile del aire. Busco respuestas a preguntas aún no formuladas. Busco preguntas a respuestas ya dadas. Busco soluciones a problemas inexistentes. Busco mi libertad de la misma manera que intento mostrarte la tuya.

Busco(te) desde hace mucho tiempo.
Busco(me) desde el principio de mi existencia racional.

- ¿Por qué te engañas diciendo que será la última vez?
- Tampoco es la primera vez que lo hago.

Escrito en | 1 Comentario

Algo llamado "Algo"

Algo ha cambiado.
Lo sabes y lo se.
En definitiva, ahora quiero decir que lo sabemos.

Tan cierto como que hará calor en la calle.
Como tu miedo y tus dosis de autoengaño.
Como que sabes cuál es la verdad pero quieres retrasarla.

El futuro es aterrador.
Mi futuro a la espera de algo y el tuyo a la deriva con ese algo.
En definitiva, a oscuras y de risas.

Deberías escuchar Beirut más a menudo.
Deberías volver a aquel lugar en que me mostraste quién eras.
Debería marcharme lejos de esta ciudad y luchar por los restos de verano que flotan en el mar.

Beirut – Nantes

Escrito en | Dejar un comentario

Tonto quien lo lea

No recomiendo la lectura de esta entrada a toda persona seguidora de The L Word puesto que hay algún que otro spoiler como la copa de un pino y no me hago responsable de dar a conocer, por adelantado, un final tan apoteósico.

Tras dos años de larga espera y luchas encarnizadas entre subtítulos no sincronizados, límites de Megavideo y otro inconvenientes que me han hecho desesperar. Por fin puedo decir que la tarea pendiente de "Terminar de ver The L Word" ha sido tachada de la lista de quehaceres imposibles.

Me encuentro en un estado de asombro y atoramiento máximo porque el último capítulo me ha producido de todo menos indiferencia. Que todo quede tan abierto, sólo me hace suplicar por una séptima temporada para poder dormir tranquila.

Me conformo con ver morir a Jenny. Sí, su muerte me ha hecho creer en que se ha hecho justicia por tanta mala sangre y gitanería de la susodicha. Las reapariciones de Carmen y Molly me dieron un vuelco al corazón acompañado de grito y aplauso como procede.

Sin duda alguna, ver la cara desencajada de Shane tras leer aquella famosa carta, sólo ha confirmado mis sospechas. Al final, se fió de la Virgen y no corrió. Por lo tanto, su "pagafanterismo" le explotó de lleno.

En definitiva, la cuestión de quién ha sido capaz de asesinar a Jenny Shechter es, sin duda, un misterio pero desde luego, ella tenía y debía morir.

Escrito en | 2 Comentarios

Patriotismo sin resaca

Algunos hablan de la epopeya que le faltaba al deporte español. Otros muchos afirman que la Historia se ha escrito en Sudáfrica. Sin embargo, a mi me gusta hablar de magia dominguera nacional.

Todo un país pendiente de una pantalla donde 22 hombres luchaban por una victoria no decidida y que ha hecho sufrir a millones de personas hasta límites insospechados. Porque se ha sufrido demasiado para ver bordada esa estrella.

Recuerdo los partidos en el pueblo donde he pasado centenares de fines de semana y veranos. Recuerdo el único bar que había y cómo parecía el salón de una casa con viejos amigos más que un local con ánimo de lucro.

Tanto es así que, en mi búsqueda personal desbordada por la nostalgia, terminé viendo el partido en una casa de apuestas Sportium de Vallecas a copas gratis y como no, con lo más selecto de aquellos lares.

Ludópatas cautivados por luces de colores, chonis con pedigree y viejos verdes que bebían coñac como quién come pipas en un banco. Todos allí reunidos, hermanados e hipnotizados frente a las pantallas por una misma causa.

Una mezcla variopinta que sufría a partes iguales, que supo cantar el gol de una victoria con la misma efusividad con la que entonaban: "Tulipanes hijos de puta"; y que aplaudió cuando un emocionado Iker Casillas besó a Sara Carbonero en riguroso directo.

Un país unido bajo los mismos colores que la política no ha conseguido realizar jamás. Existen cosas que nunca cambian pero hoy, somos españoles, rojigualdos y como no, campeones del mundo.

Escrito en | 1 Comentario

Sin previo aviso

Nunca he sabido decir te quiero a tiempo o en el momento justo. Tampoco me ha gustado mostrar mis sentimientos o quizás, no encontré la manera original de hacerlo.

El hecho de escribir(me) en La niña de las sombras se convierte en una válvula de escape para todo aquello que jamás fui capaz de articular en mi boca.

He nacido con una cabeza llena de palabras que escritas, recobran sentido y que habladas, no son más que extraños tartamudeos buscando una coherencia inalcanzable.

Un nudo se apodera de mi garganta y toca fingir ser la chica despreocupada y mal hablada de antaño cuando en el fondo, me muero de ganas por decir "no te vayas, por favor".

No quiero o dejo de querer con la misma facilidad que pulso el botón "Añadir" o "Eliminar entrada". Soy más compleja y cobarde que aventurera en eso de mostrarte vulnerablemente sentimental.

Voy de chica dura pero en el fondo me he quedado sin Tobago y sin baile encima de la mesa. Ahora, me pregunto cuál será la próxima pérdida importante y es que sigo sin acostumbrarme a quedarme vacía sin previo aviso.

Death Cab for Cutie – I Will Follow You into the Dark

Escrito en , | 2 Comentarios

Hostal completo

Mete un miércoles, un jueves, un viernes, un sábado y un domingo en una coctelera. Mete a tus amigas y a centenares de personas que festejan, al igual que tu, una calurosa festividad en Madrid. Siéntelo en tu garganta y en tu piel.

Siente la libertad de unos días donde todo vestuario se consiente y se aplaude. Simplemente, mira a tu alrededor y verás como la piel se vuelve de gallina. Mastica una realidad que nos deja mostrar quienes somos y deleitate con los colores que observas por las calles del centro.

Mézclalo con tinto de verano, calimotxo y cervezas. Brinda con los vendedores ambulantes y baila hasta perder el conocimiento. Olvídate de los hielos y deja que se caliente hasta que te arda en la misma boca del estómago.

Vive el fluir de los estupores no forzados y cuelga el cartel de "Casa Roja completa" en la puerta de entrada. La fiesta comienza, los pasillos de mi casa se convierten en aparcamientos clandestinos de maletas y el timbre no deja de sonar con la llegada de nuevos inquilinos.

Esto sólo acaba de comenzar. Bienvenido al Orgullo 2010.

Escrito en , | Dejar un comentario

A quién dijo:

"Hemos aprendido que por mucho que te decores el exterior, sinceramente eso sólo alterará la apariencia superficial que tenga el resto de ti. Lo que eres no se puede cambiar con un piercing de turno o con unas zapatillas chulísimas".

A ti, te regalo mi alma.
Feliz aniversario.


Fdo: la niña del rostro rojo corazón.

Escrito en , | 1 Comentario

Realmente ¿quién eres?

Podría hablar de todo y de nada. Nacer o morir tantas veces como desease en una misma tarde. Sin embargo, prefiero escribir lo que puede ser el principio de nada o el final de un todo. Una introducción al mismísimo caos o un epitafio hacia la paz eterna.

Ni brillante ni en total oscuridad. Así pasan los días, las semanas y los meses. Porque las sombras no saben de tristeza profunda o de amor verdadero. Sí, son como seres inertes que asombrosamente, siguen respirando y moviéndose. Cada una a su ritmo, que por ganas no son.

Recibimos miradas llenas de envidia, indiferencia, tiernas o de incredulidad. Miradas que, al fin y al cabo, juzgan de un sólo vistazo. Unas más acertadas que otras pero todo el mundo tiene algo que decir. La paja en el ojo ajeno siempre se ve más colorida. Erramos pero nunca reconocemos nuestra culpa.

Si, erramos una y otra vez, y nos concienciamos de la rectitud del buen camino que seguimos. El autoengaño siempre funciona. Nubes de mentiras que intoxican nuestros pulmones.
Castillos de pensamientos que se evaporan con los primeros rayos de luz al llegar el alba.

Escrito en | 1 Comentario

Buenas o malas costumbres

Llevo días asustada y preocupada en el trabajo. Porque es una mezcla a partes iguales. El cambio de mis labores habituales ha provocado un cambio inesperado de mesa de trabajo, compañeros de rutinarias charlas y me ha situado en otro frente.

He comenzado a relacionarme con personas que me abrazan gratuitamente o que me tocan el pelo mientras resuelvo dudas con respuestas tartamudeadas, entre risas nerviosas y otras muchas veces, sonrojadas.

Me asusta el cariño gratuito tanto como los cambios inesperados. Quizás porque en escasos minutos, debo habituarme a la presencia de comportamientos ajenos desconocidos o que el paso del tiempo me había hecho olvidar.

Me ametralla la cabeza con preguntas que no se responder y ante mi cara de desconcierto, me abraza y me sonríe mientras pregunta: ¿por qué eres tan reacia al cariño?


Aunque sinceramente, gracias por intentar acostumbrarme porque creo que realmente es lo que necesito a día de hoy.

Escrito en | 1 Comentario

(Del lat. memento, acuérdate)

Ni siquiera se cuánto hace que murió. Es como si me despertara y ella ya no estuviera en la cama porque ha ido al baño o a la cocina. Sin embargo, tengo la certeza de que ya no volverá a la cama. Podría alargar la mano y tocar su lado de la cama y sabría que está frío pero no puedo. Se que no puedo recuperarla, no quiero despertarme por la mañana creyendo que aún sigue aquí. Me quedo en la cama sin saber desde cuándo estoy solo y así, ¿cómo voy a cicatrizar? ¿cómo puedo cicatrizar si no siento el paso del tiempo?

Escrito en | Dejar un comentario

Bombo y caja


El verano relaja mis gustos musicales. Mi faceta de fanática desaparece y mi mente se expande. En definitiva, anido nuevos ritmos llevaderos con el sol que achicharra mi cabeza, porque el calor vuelve sin tregua.

PhotoEspaña entra en mí de la mano de José Luís Santalla y es que vivir en una calle donde hay más galerías de arte que restaurantes o bares es un tesoro demasiado grande como para dejarlo escapar.

Yo siempre fui muy pirata ;)

Escrito en | 1 Comentario

"Greatest Hits - Donna Summer"

Crecí escuchando un cinta de cassette grabada donde palabras escritas en otro idioma nunca tuvieron importancia. Sería absurdo intentar recordar cuántas veces cambié de cara o sentí sus enganches como pellizcos en el corazón.

A pesar del tiempo, seguía intacta con aquella pegatina que, obviamente, el tiempo me había enseñado a descifrar. El vello de la nuca se erizaba mientras mis manos sujetaban uno de los mayores recuerdos de mi infancia.
- ¿Qué estas haciendo?
- Nada, mamá.
- ¿Cómo que nada? ¿Y todo ésto?
- Todo esto ahora es basura.
- ¿Tu cinta también?
- No, ella se queda conmigo.
- No hay quién te entienda pero no dejes todo esto por medio.
- Sabes que no lo haré.
Mi viaje a Ciudad Real supuso una lucha encarnizada contra los recuerdos. Tanto buenos como malos. Porque, a veces, es mejor olvidar un pasado no afrontado. Dejar hueco para un futuro incierto y algo que llaman casualidad.

Escrito en | 1 Comentario

Las sombras de Las Letras

El Barrio de las Letras no hay día que no me sorprenda. Mentiría si afirmase que no estoy encantada de vivir en mi barrio y es que a plena luz del día, hay sombras improvisadas.

Escrito en | 2 Comentarios

Retórica maldita

Soñé con el extraño volumen de tu pelo y lo busqué entre la gente. Una vez hallado, sentí pánico. Un golpe seco en un estómago que está lleno de lágrimas negras. Hay tanto que exteriorizar que nunca se por dónde empezar.

Tan divertido como alimentarse a base de una sopa fría. No, mejor aún. Tan divertido como sentir el burbujeante mundo del agua con gas por tu garganta. Si. Así es mejor. Muy fría.

He traicionado sin remordimiento. He odiado vulgarmente para después, quemarlo en algún lugar de mi mente. He desahuciado mi corazón para que nadie se pueda llevar nada. No me siento bien pero vacío dolerá menos.

Porque ese es mi problema. Hablar para después cortar de repente y no saber que decir.
Quizás no puedas entenderlo. Mi cabeza está llena de fantasmas que nunca se van. Mi corazón preparado para el siguiente golpe.

Y la mirada, perdida en este parque convertido en librería con tantas preguntas en el aire que se me ocurre empezar con una de lo más sencilla:
¿cuánto me vas a doler?

Escrito en , , | 4 Comentarios

Adiós "εїз PriNCeSiTa GoMiNoLa εїз"

Después de cuatro años apróximadamente con el mismo nombre en MSN Messenger. Hoy, sábado 12 de junio de 2010, he tomado la tajante decisión de cambiar el curso de las circunstancias cibernéticas.

En definitiva, suprimir mi alias, nick o apodo. Cuatro años son demasiados. Más de la cuenta, diría yo. Es hora de renovarse o quedarse en el mismo punto. Yo no quiero quedarme allí y se aceptan sugerencias ;)

Escrito en , | 1 Comentario

El pasado es el preludio II

- Me encantaría estar allí contigo.
- Tranquila, estaré bien.
-Están rodando mi escena favorita de toda la película. Es la última escena. Cuando Jess finalmente termina con Karina para siempre, con el corazón roto y ella piensa que nunca se volverá a enamorar.
- Porque Karina fue su primer amor y todo el mundo piensa así cuando su primer amor se termina.
- Si, tu eres mi primera y pensé que iba a morir.
- Nunca te dejé.
- Si lo hiciste y después, volviste.
- ¿Escribió un final feliz?
- Claro, escribió un magnifico final. Es como si su vida comenzase de nuevo.

Escrito en | Dejar un comentario

El pasado es el preludio I

- Lo único que se es que nunca sabes cuánto van a durar las cosas. La único que sabemos en esta vida es que cualquier cosa puede pasar. Nunca sabes que ocurrirá después.
- No creo que sea menos doloroso perder a alguien por un trágico malentendido que perderlo por un maldito ataque al corazón.

Escrito en | 1 Comentario

Categorizar

Después de haber puesto al día mi abandonada nevera, creo que me siento lo suficientemente preparada para hablar de Ciudad Real, familia y otros asuntos escabrosos. En definitiva, superar temas que me provocan un miedo irrefrenable.

Estereotipos, clichés, etiquetas, ideas preconcebidas y como no, experiencias vividas que niegan la participación, en muchas ocasiones, a una posible casualidad. En demasiadas ocasiones se la excluye de la fiesta sin ser la oveja negra.

Admito haberme dejado llevar por primeras impresiones infundadas en miedos vividos. Admito haber tenido que disculparme por ello. Me he sentido ridícula pero enigmáticamente, sorprendida por esa vuelta a la tortilla inesperada.

En el fondo, si lo pienso detenidamente, prefiero errar y que el remitente, que responde al nombre de "Destino", me quite la razón constantemente.

Escrito en | Dejar un comentario

Goma sólo en Roma

Hace tiempo soñé con hacer la pompa más grande del mundo. Estaba tirada en la cama maquinando aquella idea y pensando si con diez chicles en la boca sería suficiente.

Desconocía si tendría saliva con la que alimentar a aquella bestia que forjaría en mi propia boca así que saque fuerzas y soplé con todas mis ganas. Al cabo de tres segundos, mi flequillo había quedado unido al suicida que había decidido inmolarse al salir al exterior.

Tengo la sensación de que Boomer era un poco farsante y sólo buscaba mujeres que llevarse a su cama elástica.

Escrito en | Dejar un comentario

Coloreandote


Su casco es de color negro. Tan negro como la oscuridad en la que viven mis palabras la mayoría del tiempo. Nunca se lo quita y me pregunto si lo habrá usado alguna vez. Apareció un buen día mientras sentada en una valla blanca, miraba el cielo azul ensimismada. Mis descansos pasaban así hasta que apareció ella. Desde entonces, solemos vernos a menudo entre paredes naranjas que emulan nuestro propio atardecer. Debo confesar que fueron sus ojos grisáceos, que pocas veces parpadean, los primeros en llamar mi atención. Posiblemente, por miedo a perderse algo. Su piel nunca se pone morena y tiene cierta obsesión por el verde. Vive en una burbuja transparente de la que pocas veces sale. Ríe a carcajadas y de vez en cuando, se dedica a salvar a chicas despistadas que podrían morir atropelladas por taxistas. Es una chica lista, lo noto. Su peculiar forma de rebatir temas imposibles sólo me hace sentir que estoy frente a alguien excepcional.

P.D: Seguro que no fue tan oscuro como pensaste ¿Miraste el sol? Sí, es amarillo
;)

Escrito en , | 1 Comentario

Posdata

He vuelto de mi retiro espiritual en Ciudad Real ergo retomo donde dejé aparcada toda mi válvula de escape. Mis vacaciones terminaron con grandes logros académicos. Vuelvo con más ganas y demasiadas anotaciones en mi Moleskine.


Enamórense -de- esta primavera que ya habrá tiempo para no arrepentirse después. Para aquellos que últimamente, tararean canciones y sonríen absurdamente frente al espejo, disfruten del precioso rojo con el que late su corazón.

Escrito en , | 1 Comentario

Arrugas

Siempre me han fascinado. Quizás por eso me he negado durante mis años de independencia prematura a eliminarlas de mis pantalones, camisas y demás ropa que guardo en mi armario. No son feas pero tampoco bonitas.

Nunca han estado ahí por falta de tiempo pero tampoco, por la existente necesidad de conseguir una rectitud de la que carezco el resto de horas del día. Nunca me han gustado los uniformes y mucho menos, la ropa sin personalidad.

Desde pequeña, las asocio a heridas de guerra y la gran experiencia que avalan a las personas en su batalla personal, la vida. Yo siempre he creído que las mías estaban por dentro pero mi piel aún sigue tersa y ni siquiera, llego un cuarto de siglo peleando.

Mi destreza con la plancha no es digno de admiración. Tampoco algo que mencionar en mi Curriculum Vitae en el apartado de "Otros conocimientos". Yo siempre he mantenido vivo el pensamiento de "cuando me lo ponga se quitarán".

No es de extrañar que haya pasado 30 minutos peleándome con una camisa que se resistía al calor que aquel aparato metálico que personalmente, tampoco me inspiraba mucha confianza.

Creo que es hora de modificar el sistema de tendido de ropa. Pero al menos hoy, al trabajo iré como un pincel y si surge el amor de camino, no existirá la oportunidad de poner en práctica una -posible- quiromancia textil.

Escrito en , | Dejar un comentario

¿Actualizas?

- ¿Por qué no actualizas?
- Lo siento, estoy de vacaciones en el trabajo.
- ¿Qué tipo de motivo es ese?
- Uno de gran peso.
- ¿Cómo dices?
- Lo que oyes. Estoy en Ciudad Real.
- ¡Vamos, tampoco es para tanto!
- La conexión a Internet es una maldita pirotécnia que desata mi ira. Tengo una tonelada de apuntes que estudiar. Y además ...
- Y además, ¿qué?
- Pues que además, mañana comienzo de exámenes y estoy muerta.
- Entonces, di "suerte".
- Suerte.

Escrito en , | 2 Comentarios

Equilibrio

Siempre me dieron cierto reparo las alturas.
No miedo, pero a veces las intento evitar.
¿Acaso sería completamente diferente si la cabeza la tuviese en los pies?
Los pies ya no los tendría en el suelo pero tampoco creo que los tenga ahora.
Digamos que son cosas que pasan y que no se deciden.


(Del lat. aequilibrĭum).
  1. m. Situación de un cuerpo que, a pesar de tener poca base de sustentación, se mantiene sin caerse.
  2. m. Contrapeso, contrarresto, armonía entre cosas diversas.
  3. m. Ecuanimidad, mesura, sensatez en los actos y juicios.
  4. m. pl. Actos de contemporización, prudencia o astucia, encaminados a sostener una situación, actitud, opinión, etc., insegura o dificultosa.

Escrito en | 4 Comentarios

Cincuenta metros obstáculos

Corro como si el mismísimo diablo me persiguiese. El marcador indica la ruta. No pienso perder ese cercanías. Hoy, no. Hoy, lucho y resisto. Mañana, ya veremos.

Una mujer corre delante mía. Lleva tacones pero tampoco esta dispuesta a caer. No logro alcanzarla pese a llevar unas ácidas Miridu aventureras.

Peldaños abajo, un sinfín de cabezas aparecen en el andén a nuestro encuentro. La marea de zombies se cruza en silencio sin alterarse. Comienza Matrix y la música estalla en mis entrañas.

Un mínimo choque puede ocasionar nuestro fracaso pero no es la primera vez que sorteamos cuerpos con tanta destreza. Años atrás nos avalan con total seguridad.

Cinco segundos más tarde, una luz roja y un pitido se escucha. Atraviesa mis oídos. El suelo se estremece. La puerta del vagón se cierra. El tren comienza a moverse.

Jadeantes y victoriosas, nos dedicamos una sonrisa cómplice. Hoy, no llegaremos tarde a nuestros destinos. Mañana será una nueva batalla que lidiar.

Superhéroes hay en todas partes. Tan sólo hay que creer en ellos. Aparecen siempre cuando menos te lo esperas y cuando realmente, más necesitas creer.

Ella era una de ellos y yo, guardaré su secreto para siempre. Buenos días y buena suerte.

Escrito en , | 1 Comentario

La chica vudú y yo

Su piel es de tela blanca,
un remiendo de recortes.
Y en su corazón se ensartan
alfileres de colores.

Por ojos un par de discos
rayados en espiral
que emplea en hipnotizar
a una multitud de chicos.

Mantiene en trance profundo
a un ejército de zombis.
Entre ellos incluso hay uno
que es nativo de Donosti.

Mas también sobre ella pesa
una horrible maldición
pues cuando alguien se le acerca
demasiado, es un punzón
cada aguja que se entierra
más hondo en su corazón.

Escrito en | Dejar un comentario

11.58 pm




Me estremezco con tan sólo verlo. No hay palabras.
Me voy al centro ahora mismo. La pena me consume.
Tengo necesidad de fotografiar y sobre todo, de respirar.
Pero en el fondo, tan sólo pienso en si me cruzaré con alguien a quién sonreír.

Escrito en , | 1 Comentario

La sonrisa de Srta. Alasia

Escribo y suprimo al mismo tiempo que no dejo de sonreír. Será la primavera que afecta a mi cerebro y me hace volar sin ser consciente de la altura.

Posiblemente, de ella me tocará caer precipitadamente a un vacío que nunca termina de olvidarse de mi nombre. Aunque, por el momento, creo que cualquier pronostico será en vano.

Llegaste a mi vida de puntillas. Sigilosa. Casi sin rozar y alterando todo plan de huida con alguna excusa absurda mientras sacaba un cigarrillo que fumar para hacer tiempo en aquella plaza de Malasaña.

Sin darme cuenta, apareciste frente a mi con aires de quién sabe que llega tarde y yo sonreí tímidamente a una desconocida que sabía mi nombre, primer apellido y la existencia de este blog donde hoy escribo sobre ti.

Sentí que el tiempo se paraba, que las palabras nos enlazaban y el resto de personas en aquella terraza, por un momento, silenciaban sus voces. Comencé, entonces, a degustar aquel café que tomábamos encogidas en las sillas.

Mi pasado se desempolvaba bruscamente. Tu mente comenzaba a comprender mi sombra. La mía se dejaba llevar hipnotizada con una conversación que ya no levanta heridas sino recuerdos que habían sido olvidados.

Quizás serás un hoy y no, un mañana. Convirtiéndote así en una historia que contar cuando la próxima casualidad me toque el hombro y me sorprenda al girarme. Creo en las circunstancias que no se pueden prever ni evitar y siento que eres diferente a las demás.

Parecías analizarme sin medida alguna. Yo, por mi parte, hacía lo mismo. Abrumada por la situación miraba el reloj mientras nos sorprendíamos de cómo pasaba el tiempo.

Sigo sin encontrar las palabras para describir lo que ese domingo ha supuesto en mi vida. Yo los odiaba y sin embargo, no quería que terminase aquel.

Podría escribir centenares de entradas. Relatar cada una de las conversaciones mantenidas. Lugares que visitamos. En definitiva, destripar públicamente un encuentro que, sinceramente, prefiero guardarme para mí y porque no, para ti.

Así que como bien me diría la niña de los bolígrafos: "Querida, que lo bueno que venga te sorprenda y que lo que no llegue, no te decepcione".

Escrito en , | Dejar un comentario

Todo muy melódico

El sol me motiva a la escritura. El funk de mis auriculares me hace poseer las calles que recorro hasta llegar a la estación de Atocha. Sí, hace un buen día. Intuyo que será una noche larga.

Mi estado nada tiene que ver con mi faceta somnolienta de días anteriores. Mis horas de sueño recuperadas. Vuelvo a vivir sin dormirme en las farolas, transportes públicos y sillas de oficina.

He desayunado y cantado en la ducha mis grandes éxitos. Porque todo el mundo tiene los suyos propios. Mejores o peores, todos son aplaudidos.

Escrito en | Dejar un comentario

Pinzada

Debo reconocer que tengo ganas de volver a verte y que me da miedo.

Escrito en | Dejar un comentario

¿Plástico o papel?

Regala una sonrisa mientras con tus manos ofreces tu propio corazón. Mira a los ojos de la otra persona y siente ese cosquilleo en la nuca. No tengas miedo de sentir sus ojos como una prolongación de los tuyos.

Recuerda
que la tristeza no te invada cuando al alejarte, aquella persona lo tire a la primera papelera pensando que tú ya estarías lejos de aquel lugar.

Escrito en , | Dejar un comentario

Látidos que se escapan de mi corazón



La niña de las sombras estuvo contigo :)

Escrito en | 1 Comentario

Hoy no, por favor

Permíteme aceptar que las cosas no saldrán cómo me imaginaba.
Permíteme hallar un ejercicio que me ayude a sacarlo.
Permíteme aceptar que mi mala racha, sin duda pasará.
Permíteme encontrar la quietud y el silencio.
Permíteme descubrir la paz que me ayude a ahuyentar el sufrimiento.

Subir la calle Carretas con la tristeza reflejada en la cara. Reconocer al Sr. Mamarracho y dejarse arrastrar de after. Sentirse decepcionada de sí misma al pulsar la tecla "enviar". Sin saber que escribir ni que expresar.

A veces, es mejor escuchar los malos consejos. Muchas otras, tan sólo los buenos. Pero nadie puede asegurarte un final no drástico ni frustrante en el futuro. Estoy cansada pero no lo suficiente como hablar con mi psicólogo largo y tendido. Hoy no, por favor.

Mañana iré al Rastro. Me compraré una de esas personalidades que me recomiendan y si son tan baratas y bonitas como me dicen, aprovecharé el tirón para adquirir un par de ellas. Así, ya tendré para intercambiar a gusto del consumidor.

¿Acaso no es el cliente quién siempre lleva la razón?

Escrito en , | Dejar un comentario

Los seis suicidas

He descubierto que en mi nevera viven seis pequeños suicidas. Dicen que forman parte de una secta mundial que adora a un gallo llamado Koki y quieren que me una.

Me saludan todas las mañanas aunque algunos más efusivamente que otros. La verdad es que, últimamente, no están muy contentos. Se sienten discriminados en número por las naranjas y yo les he dicho que no se preocupen pero no terminan de confiar en mí.

Si no me uno a ellos es porque no me va mucho el frío y el hecho de vivir en las alturas. Están obsesionados con la muerte pero nunca pierden su gran sentido del humor. Además me han comentado que son admiradores de Calimero.

En el fondo me dan un poco de pena porque de vez en cuando, alguno de ellos desaparece y no vuelve jamás pero me parece sospechoso que ninguno de sus amigos pregunte por él.

Escrito en | 4 Comentarios

Humo

Fumando alto.
Mirando hacia abajo.
Me pregunto cuánto tardaría en tocar el suelo si saltase ahora mismo.

Escrito en | Dejar un comentario

Días malos

Los días malos se detectan con facilidad. No es necesaria demasiada audacia. No son complicados de divisar. Llegan, se identifican y se añaden al histórico de días horribles que albergo en algún lugar de mi mente.

Una discusión. Una parada de Metro equivocada. Una carrera en vano por el andén. Un despertador que suena en fin de semana. Un domingo tonto y absurdo. La pérdida de apuntes días previos al examen...

Cuando todo ello se combina, deseas esconderte, guarecerte de una jornada tan catastrófica como la vivida. Fundirte en un largo abrazo con tu psicólogo y esperar a que el mal sabor de boca se lo lleve el olvido.

Llegas tarde a clase pero llegas. Sonríes. Haces bromas como de costumbre. Garabateas en los apuntes. Finges escuchar pero tu mente esta tan lejos que respiras profundamente para llenar el hueco de lo que se llevó ayer quizás sin darse cuenta.

Escrito en | 2 Comentarios

Buscador

Swedish Greys diseñado por Nordic Themepark y modificado por Marta Cañizares para "La niña de las sombras".