Carreteras de mala muerte

El problema es que tiene la cabeza entre Valdepeñas y Ciudad Real. Aunque soy mas bien de la opinión de que sigue buscando algo en alguna carretera de mala muerte. Quizás su dignidad o cordura. Olvidada por viajar en moto a gran velocidad sin percartarse del uso obligatorio del casco. Su vida no siempre ha sido así pero lleva algún tiempo preguntándose dónde están las indicaciones del camino.

Posiblemente, se encuentre en algún lugar intermedio con nombre de pueblo impronunciable para algunas lenguas. Se refugió de la tormenta en aquella casa derruida y resultó estar llena de personas que sujetaban con sus propias manos sus moribundos corazones. No era la única en aquel lugar. Sintió pena pero no le dio tiempo a llorar. Supo encontrar la salida de emergencia y huir.

Le gusta la velocidad y siempre que puede, la siente todo lo cerca que le permite su vida. En su llavero, una frase que aún se lee: "Tutto è un passo verso un destino ignoto".

Antes de volver, hizo una última parada. Cogió sus trozos y los tiró al río. En su bolsillo, guardó un único pedazo descolorido. Porque hay cosas que nunca la abandonan y siempre las recuerda cuando la adversidad llama a su puerta. "Ya no pueden hacerme más daño" se repetía una y otra vez con una sonrisa dibujada en la cara.

Ahora dice que quiere visitar el Valle de los Caídos y siempre dijo que al entrar en una iglesia se prendería fuego sola sin más, con eso de ser una enferma ante los ojos de Dios. En efecto, ha perdido la cordura pero no su negro sentido del humor. Las cosas no deberían cambiar tan rápido si gustan a nosotros mismos.

AqueductHardcore Days & Softcore Nights

Escrito en , . Guardar el enlace permanente. RSS feed para esta entrada.

One Response to Carreteras de mala muerte

Li..* dijo...

Me gustó mucho! Sobretodo esto: "Se refugió de la tormenta en aquella casa derruida y resultó estar llena de personas que sujetaban con sus propias manos sus moribundos corazones."

Buscador

Swedish Greys diseñado por Nordic Themepark y modificado por Marta Cañizares para "La niña de las sombras".