Un, dos, tres ... dos mil diez

Improvisaba canciones, posibles comienzos de entradas a mi blog, tareas que debo realizar mientras el agua caliente de la ducha hacía desaparecer la irascibilidad desatada por ser lunes.

Estoy un tanto perdida. Busco la manera de volver a mis orígenes oscuros en el arte de escribir pero prefiero no hacerlo en estos momentos. Básicamente, me mantengo a la espera del momento perfecto.

Desenmascaro ideas que ocupan espacio en mi mente, dejo fluir mis dedos sobre un teclado que reconoce cada una de mis yemas y me deleito con el suave ruido que las teclas proporcionan a mis oídos. Una canción que se sucede hace ya cuatro largos años.

Dicen que es Navidad. Tiempo de promesas, buenas intenciones, felicidad de cartón piedra y como no, de sacar esa humanidad que el resto del año se encuentra guardada bajo llave en el sótano.

La entrada al 2010 es, para muchos, una salvación. Creen ciegamente que con ello se obra el milagro. Sin embargo para otros, es simple año nuevo que arrastra, en ocasiones, los mismos problemas que el año anterior pero con "aires renovados".

Y es que tan sólo tengo ...
Ganas de que pase la Navidad. Ganas de aprender a querer bien. Ganas de vivir sola. Ganas de marcharme para siempre de Madrid. Ganas de verano. Ganas de dormir. Ganas de abrazar. Ganas de acariciar. Ganas de reírme. Ganas de tener ganas. Ganas de tener un trabajo apasionante. Ganas de hacer fotografías. Ganas de ti. Ganas de mí. Ganas de entenderte. Ganas de besarte la nuca. Ganas de sacarte una sonrisa.

Ganas de tostadas de aceite y café con hielo. Ganas de finalizar mi carrera. Ganas de que me aparezcan más alternativas. Ganas de que alguna vez las cosas vayan bien. Ganas de que de el paso. Ganas de hablar. Ganas de sincerarme. Ganas de poder olvidar de una vez. Ganas de empezar de cero. Ganas de no pensar que la vida es complicada. Ganas de no pensar que el amor es complicado.

Ganas de no pensar que la falta de voluntad es mi gran defecto. Ganas de borrarme Tuenti. Ganas de tener una vida más ordenada. Ganas de aprender a valorarme de forma adecuada. Ganas de saber y aprender. Ganas de leer. Ganas de visitar y conocer. Ganas de mirarte y sonreír sin decir ni una palabra. Ganas de dar la vida por las cosas que me motivan. Ganas de que todo el mundo desaparezca de la Tierra. Ganas de desaparecer del mundo.

Ganas de recuperar aquella vieja y estúpida idea de hacerme a la heterosexualidad. Ganas de no ser tan persistente. Ganas de parecer optimista. Ganas de escaparme. Ganas de Bruselas. Ganas de Londres. Ganas de sol y atardeceres. Ganas de manta. Ganas de no levantarme de la cama en siglos. Ganas de cambiar el mundo. Ganas de cambiar mi mundo. Ganas de cambiar el tuyo.

Ganas de tatuarme de nuevo. Ganas de experimentar. Ganas de gritar. Ganas de vivir en un faro. Ganas de cartas y postales tradicionales. Ganas de vacaciones. Ganas de locura. Ganas de emociones. Ganas de cantar contigo. Ganas de llevarte conmigo.
Obviamente, soy de la opinión de que tanto la paciencia como la educación es lo último que se ha de perder en esta vida. Así que, ya tengo entretenimiento para este 2010 a parte de dedicarme a estudiar todo aquello que no fui capaz de adelantar en el tiempo que me ausenté de la facultad.

¡Feliz Navidad y suerte!

Escrito en , , , , . Guardar el enlace permanente. RSS feed para esta entrada.

3 Respuestas a Un, dos, tres ... dos mil diez

Pintamonadas dijo...

solo te digo que en el 2010 no te puedes quedar Con las Ganas de hacer todo eso y más :)

chaly vera dijo...

Tú ganas, Martita

Felices fiestas
Un beso
Tengo ganas de ti

Mimiraton dijo...

Feliz Navidad
Que tus ganas no se acaben nunca
:)
Yo, sin embargo, soy demasiado perezosa para tener tantas ganas de todo;asique para el 2010 solo elegire: Tener ganas de sorprenderme (que ya encierra demasiado)

Muac con todo mi cariño

Buscador

Swedish Greys diseñado por Nordic Themepark y modificado por Marta Cañizares para "La niña de las sombras".